Los Libros

Me gusta revisar las bibliotecas de mis amigos y ver en ellas como tienen a sus libros.



Ver si está impecables, con sus lomos perfectos, sus hojas inmaculadas, puestos en orden, como si recién hubiesen salido de la imprenta o de las manos del escritor; o por el contrario, si están desordenados, ajados, sus lomos gastados. sus hojas manchadas por las aureolas de una taza de café o una copa de vino, si aparecen notas garabateadas en los márgenes o hay marcas de lápiz subrayando un pasaje, o en el escándalo total, si sus puntas de hoja están algunas dobladas sobre sí mismas.
Entonces sé quién ama la literatura y quién respeta la respeta.
Sin dudas quién tiene sus libros en peores condiciones .

Pues esos son los verdaderos escritores de libros.







Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)