LOS INSULTOS (1º parte)

Insultos desde la época medieval, algunos o la mayoría, fuera de uso.

Adtollens
: Insulto desconocido, pero muy similar a altanero pues dice Isidoro que se llama así "porque se eleva y erige".
Altanero: Tiene como raíz al-3 (crecer, alimentar) y viene del latín altus (profundo, crecido) con el sentido "de alto vuelo". El castellano "Altivo" es derivado. Isidoro usa para el insulto la formaaelatus (procedente del latín elatio "altanería") y comenta:
El altanero es el que se eleva a sí mismo por encima de su propia medida, hasta el punto de considerarse superior en todo cuanto realiza.
Amargado: El insulto en latín es Amarus (amargo). Indica Isidoro:
Derivado traslaticiamente del sabor: es el desagradable que no aprendió a invitar a nadie con dulzura o trabar amistad con él.
Ambicioso: Su forma latina es ambitiosus, según Isidoro "porque ambiciona honores".




Arrogante: Su forma latina es adrogans. A decir de Isidoro:
Se llama así porque se hace de rogar y es fastidioso. El término "audaz" se emplea con toda propiedad en lugar de arrogante. 
Asqueroso: "Asco" parece venir del antiguo usgo, adaptado al radical de asqueroso , hacia 1200,usgo, junto con el portugés osga "odio, tirria", vendría de un verbo osgar "odiar", y éste del latín vulgar odi (participio osus); en cuanto a asqueroso viene indudablemente del latín vulgarescharosus "lleno de costras", derivado del latín eschara "costra" (tomado del griego eskhára "hogar, brasero", "costra causada por una quemadura, costra en general"; de éste se tomó el término médico escara. DRAE 1726:
Sucio, hediondo y que mueve o provoca asco. Metafóricamente se dice el hombre despreciable por sus ruines procedimientos.
Asimismo comenta algo sobre el refrán "Asqueroso os haveis tornado; pues ya comisteis de este guisado":
Se dice por aquellos que habiendo subido a mejor fortuna se desdeñan de lo que antes fueron o ejecutaron.





Astroso: Tomado del latín astrum y éste del griego ástron. El derivado "astroso" signfica "el que tiene mala estrella, desgraciado". Ya nombrado en la primera mitad del s.XIII, donde tomó el significado de "desaseado, roto", "vil, abyecto".
Ávido/Avaro: Isidoro lo explica todo con pelos y señales:
Deriva de avere (desear con fuerza). De aquí tiene también su origen "avaro", porque ¿qué es ser avaro?: Querer ir más allá de lo que es suficiente. Y se dice "avaro" porque es ávido de oro, y nunca se ve colmado de riquezas: cuanto más posee más desea con lo que coincide aquella máxima de Flaco que dice: "el avaro está siempre necesitado". Y Salustio: "porque la avaricia no mengua ni con la abundancia ni con la pobreza".
Babieca: Ya nombrada a comienzos del s.XIII. Palabra de creación expresiva, de la misma familia que sus sinónimos: latino baburrus, italiano babbeo, catalán babau, asturiano babayu, etc.; la frase "estar en Babia" se creo precisamente por alusión a la palabra babieca, gracias al parecido fonético de los dos vocablos, más que por lo apartado de este territorio de la provincia de León. Fue insulto empleado por Gonzalo de Berceo (principios siglo XIII), en su Vida de San Millán, donde pone en boca del diablo las siguientes palabras: "Aun agora quieres fer otro poblamiento: bien me ten por babieca si yo te lo consiento...". DRAE 1726: "Se usa de esta voz por traslación muy frecuentemente por lo mismo que bobo".
Badajuelo: Del latín batuaculum, derivado de battuere "golpear, batir". El término empezó a utilizarse a principios del siglo XV; en aquella época se traduce "badajuelo" como "hablador necio". Desde entonces es costumbre llamar "badajadas" a las necedades.
Baladrón: Ya conocido en 1253. Del latín balatro, onis-, empleado como injuria o término despectivo por varios autores clásicos. DRAE 1726:
El fanfarrón y hablador, que siendo cobarde blasona de valiente y gasta muchas palabras, sin tener manos ni obras en los lances y ocasiones.
Basilisco: Conocida desde principios del XIV, tomado del latín basiliscus, griego basilískos, diminutivo de basiléus "rey". El basilisco era un animal fabuloso al que se creía capaz de matar con la vista o el aliento. Se usó como insulto para aplicarlo las personas coléricas y enfadadas.
Bastardo: Desde finales del s.XIV (quizá ya 1206), tomado del francés antiguo bastart, de origen incierto, quizá derivado de bast "albarda" por alusión a los hijos nacidos de las relaciones de arrieros con mozas de posada, como las de la Maritornes del Quijote. DRAE 1726: "El hijo procreado fuera de legítimo matrimonio".
Basto: Ya nombrado en 1423. Propiamente "bien provisto", hacia 1400 (pasando por "grueso", 1495); probablemente de bastar en el sentido de abastecer. DRAE 1726:
Por alusión metafórica se llama el hombre rústico, grosero y de costumbres toscas y nada cortesanas: y así del que se ha criado en Aldea, y sin trato ni manera de ciudadano se dice que es hombre basto. En este significado parece puede venir esta voz del griego bastax, que vale ganapán, el cual de ordinario es hombre tosco y grosero.
Bellaco: "Hombre de mala vida, despreciable" (nombrado en 1263), "bribón" (en 1495). Palabra de origen desconocido.
Blasfemo: Ya conocido en 1438. Raíz bha-2 (hablar). Tomado del latín blasphemus y éste del griego blásphemos. Significa literalmente "hablar calumnias o males".
Bobo: Conocida desde al menos 1490, del latín balbus "tartamudo".
DRAE 1726: "La persona necia, de poco entendimiento y capacidad".
Borracho: Derivado de borracha "bota de vino". En castellano y catalán (borratxo) conocidos desde comienzos del s.XV. Probablemente dadas las fechas, derivan de borracha, con el sentido de "persona llena de vino". DRAE 1726:
La persona que bebe vino con exceso u otro licor de los que embriagan, hasta privarle de la razón y juicio. Puede venir del nombre borra, por las heces que causa el vino, bebido inmoderadamente en el sujeto. Comúnmente se usa como sustantivo.
Borde: Ya conocido en 1464 (bort, 1300, en Aragón). Del catalán bord, y éste del latín tardíoburdus "mulo". DRAE 1726: "El hijo nacido fuera de matrimonio".
Borrego: Cordero de uno o dos años, ya nombrado en 1309; seguramente derivado de borra, por la lana tierna de que está cubierto. En la segunda mitad del s.XV aparece también como "ignorante". DRAE 1726: "Metafóricamente se llama, como con desprecio, a la persona sencilla o ignorante".
Borrico: En castellano desde 1495, sin embargo la forma mozárabe borréko está documentada ya en el s.X. "Burro" es derivado regresivo de la pronunciación vulgar burrico y ya es nombrado en el s.XV. Es muy seguro que fuera insulto desde mucho antes de la Edad Media debido al carácter universal del asno, aunque es difícil de probar. DRAE 1726: "Traslaticiamente se llama al necio y pesado".
Boto: Nombrada ya a comienzos s.XIII. Voz común al castellano, el portugués y el francés, de origen incierto; como reaparece, con leves variantes, no solo en las lenguas germánicas, sino en las eslavas y en magiar, y en romance hay dificultades para derivarla del germánico, es probable que en todas ellas se creara paralelamente, con carácter expresivo. DRAE 1726:
Lo mismo que romo y contrario de agudo. Traslaticiamente se llama el rudo y torpe de ingenio o algún sentido.
Bruto: La palabra tiene como raíz gwerd-1 (pesado) y proviene del latín gravis (pesado, cargado) con alargamiento y sufijo gwru-to-. En opinión de Isidoro:
Como si dijéramos obrutus (enterrado), porque está privado de sentido. Es por lo tanto, el que carece de razón y prudencia. Por eso aquel famoso Junio Bruto, hijo de una hermana de Tarquinio el Soberbio, temiendo que pudiera sucederle lo mismo que a su hermano, que fue asesinado por su tio materno a causa de sus riquezas y de su sensatez, simuló durante cierto tiempo una estupidez que le sería útil. De ahí que se le denominase Bruto, aunque su verdadero nombre era Junio.
Con el tiempo esta palabra tomó varios significados, así en el DRAE 1726 tenemos:
Comúnmente se toma por el animal cuadrúpedo como el caballo, mulo o asno. Metafóricamente se llama al vicioso, que vive torpe y desenfrenadamente. Es también irracional, incapaz y estólido. Asimismo se llama el que es en sus costumbres y operaciones bárbaro, y procede bestialmente como ajeno de razón. Algunas veces se toma por cosa torpe, bestial y brutal. Vale también tosco,informe, sin pulimento, sin orden ni figura.
Cabestro: Del latín capistrum. Nombrado en 1330. No se sabe si se usó en la Edad Media como insulto, aunque es muy probable por su asociación a los cuernos del buey, en cualquier caso era "buey viejo que sirve de guía en las toradas". El DRAE 1729 comenta:
Por traslación se llama el marido que consintiendo que su mujer sea adúltera, busca y lleva los galanes, haciendo oficio de alcahuete.
Comenta también el dicho "traer a uno del cabestro":
Es traerle y guiarle como por fuerza. Dícese del que no se gobierna líbremente, sino por voluntad de otro o por su pasión.
Otro dicho: "Al necio del diestro, al loco del cabestro":
Refrán que enseña el modo de tratar con ambos, , y que al uno basta guiarle, y al otro es preciso llevarle por la fuerza.
Cabezudo: Del latín capitia "cabeza", forma que sustituyó a caput, -itis, en el latín vulgar hispánico. La forma cabezón es ya conocida a comienzos del s.XIII. Según el DRAE 1729 un cabezudo es:
Úsase más traslaticiamente, y se toma por el terco, porfiado, tenaz y asido a su dictamen, que no se sujeta a la razón u opinión de otro.
Cabrón: Del latín capra. Ya conocida a comienzos del s.XIII. Según Covarrubias (1611):
Llamar a uno cabrón, en todo tiempo y entre todas las naciones, es afrentarle. Vale lo mesmo que cornudo, a quien su muger no le guarda lealtad, como no la guarda la cabra, que de todos los cabrones se dexa tomar; y también porque el hombre se lo consiente, de donde se siguió llamarle cornudo, por serlo el cabrón según algunos.
El DRAE 1729 define algunas variables:
1-Cabrón: Metafóricamente el que sabe el adulterio de su mujer y le tolera o solicita. Esta palabra se tiene por muy injuriosa en España, y en otras naciones de la Europa, y es una de las de la ley.
2-Cabronada: La acción infame que hace o permite alguno contra su honra. Esta voz la ha ampliado el ínfimo vulgo, para significar cualquier acción o suceso que le enoja y disgusta o daña a alguno: y así prorumpe diciendo, brava cabronada o esto es una cabronada.
3-Cabronazo: Aumentativo de cabrón. El hombre que no solo consiente el adulterio de una mujer, sino que tiene tan perdida la verguenza, que no se le da nada que lo sepan otros, o hace gala de ello.
Callidus: Insulto desconocido. Procede de callum (callo), la raíz es desconocida, pero podría traducirse con el sentido de "endurecido o curtido como un callo". Según Isidoro:
Taimado, fraudulento, porque sabe engañar y es experto en la malicia. No obstante, entre los antiguos, "callidus" no designaba únicamente al hombre taimado, sino también al docto que obraba con astucia. Al que cambia en seguida de opinión (vertit animun) se le denomina "versátil".
Caupo: Insulto latino desconocido que significa "tabernero". Para Isidoro: "El mal tabernero que mete agua en el vino". Aunque la palabra no existe actualmente, sospecho que aún pulula por ahí más de un caupo. Trampas del oficio que no pasan de moda. Ese garrafón...
Cazurro: Ya nombrada a comienzos del s.XIII. Vieja palabra afectiva común al castellano con el portugués, catalán y dialectos francoprovenzales e italianos. Cazurría (cualidad de cazurro) está documentada en 1330. DRAE 1729:
Cerrado y de pocas palabras, retirado de la comunicación humana, y con el semblante triste y macilento. Valía también en lo antiguo lo mismo que descompuesto, feo y vil.
Cerril: Del latín cirrus "cerro". Insulto conocido desde al menos 1436, derivado como el antiguo y americano cerrero (hacia 1495). DRAE 1729:
Lo que está por sujetar y domar: que con más propiedad se aplica al ganado mular, caballar y vacuno. Metafóricamente vale grosero, tosco, rústico, sin urbanidad, doctrina ni educación.
Cobarde: Ya conocido en 1251. Del francés antiguo coart (hoy couard), derivado de coe "cola", probablemente porque el cobarde vuelve la cola o huye.
Contencioso: En latín contensiosusContentione es contienda. Dice Isidoro: "Nombre derivado de intentio (discusión): el que disputa no por una razón, sino por pertinacia". La palabra está vigente hoy día en el DRAE.
Contumaz: Según Isidoro: "el que desprecia (contemnat)". Para el DRAE tiene el significado de rebelde y terco. Sin embargo la raíz es teud- (hincharse) procedente del latín tumeo (hincharse) refiriéndose al soberbio o hinchado de orgullo.
Contumelioso: Del latín Contumeliosus. Para Isidoro es "el de genio pronto y que se encrespa (tumet) con palabras injuriosas". Posteriormente esta palabra se usó solamente como adjetivo sobre algo injurioso u ofensivo.
Cornudo: Conocido desde al menos 1219. Insulto muy español. Del latín cornu. En la Edad Media los cuernos y la deshonra iban de la mano (véase cabestro y cabrón) . DRAE 1729: "Metafóricamente se le da este nombre al marido, a quien su mujer ofende, bien que lo ignore o lo consienta". Hay una expresión curiosa: "el cornudo es el portero que lo sabe":
Frase proverbial que se dice regularmente por aquel que ignora, y a quien ocultan lo que importa saber para precaver el daño que le amenaza: a semejanza del marido que no consiente la ofensa de su mujer, y que la ignora, siempre procuran precaverse y guardarse de que llegue a su noticia: y así no lo sabe nunca, o si lo sabe es muy tarde.
Cruel/Crudo: Raíz kreud- (carne cruda). Del latín crudelis viene "cruel", ya conocido a comienzos del XIII. Literalmente "que se complace con la sangre". Del latín crudus deriva "crudo" (comienzos s.XIII), literalmente "ensangrentar", usado como insulto en el Quijote. DRAE 1729:
Cruel significa inhumano, sangriento, feroz y sin piedad. Crudo se llama vulgarmente al que hace profesión de ser guapo y valentón.
Degenerado: En latín degener, que significa algo así como "estirpe venida a menos". Para Isidoro:
Indica o que es de humilde cuna o que es de una familia ("genus") cuyos padres pertenecen a diferente rango social, o que ha nacido de familia noble, pero vive a pesar de ello deshonrosamente.
Demente: Insulto con bastante vigencia hoy día. Isidoro:
Lo mismo que "amente": que le falta el juicio, o al menos lo tiene muy disminuido.
DesipiensPalabra desconocida que significa literalmente "pérdida de sabiduría", alguien decrépito de mente. Para Isidoro: "el que comienza a ser menos sabio de lo que solía ser".
Despreciado: En latín depretiatus. Dice isidoro: "Porque es barato y no es digno de precio alguno".
Desvergonzado: Del latín verecundia, propiamente "reserva", "pudor, respeto". Ya en castellano hacia 1250. DRAE 1729: "El descomedido, descarado o insolente".
Diro: Insulto desconocido, en latín Dirus que significa "funesto, de mal agüero". Es muy parecido a "maldito"Comenta Isidoro:
Miserable y odioso, como si hubiera descargado sobre él la ira divina, pues se dice "dirum" lo que provoca la ira divina.
Doloso: En latín dolosus. Para Isidoro: "Insidioso o maligno, porque engaña (deludere), y para engaitar a las personas adorna su oculta malicia con seductoras palabras". Posteriormente esta palabra se utilizó únicamente como adjetivo para algo engañoso o fraudulento.
Efractor: En latín effractor. Es palabra muy anticuada, aparece solo en la versión del DRAE de 1984. Para Isidoro: "Se llama effractor (que roba fracturando), porque es precipitado, impetuoso, con espíritu fiero que excede los límites humanos y sin el freno de la razón".
Enano: La raíz es nana- (palabra cariñosa para arrullar; nodriza). Del antiguo nano, 1294, procedente del latín nanus y éste del griego nanos; enano es alteración quizá debida al influjo del antiguo enatio "feo, deforme", hacia 1260 (derivado del latín vulgar inaptus "torpe, grosero)". DRAE 1732:
El hombre pequeño y de estatura muy chica: los cuales son ordinariamente monstruosos, con las piernas torcidas y en arco, y lo demás del cuerpo abreviado y reversado, menos la cabeza y rostro, que parece tan pequeño cuerpo, es disforme.
Envidioso: Ya conocido a comienzos del s.XIII. Del latín invitia, derivado de invidere "mirar con malos ojos, con envidia" y éste de videre "ver". El famoso y antiguo mal de ojo tan común en casi todos los pueblos mediterráneos, se creía provocado por una mirada envidiosa. Aparte de ser el pecado nacional, la envidia denota falta de inteligencia, pues mientras el glotón disfruta de la comida o el lujurioso del sexo, el envidioso sufre por nada a cambio. El DRAE 1732 define la envidia: "Dolor concebido en el ánimo del bien y prosperidad ajena".
Estulto: Latín stultus. Raíz stel- (poner, colocar) con significado "que no puede moverse".Desde el s.XVI se usó "estólido" como sinónimo. Isidoro: Que tiene la inteligencia obtusa, como ya dijo alguien: "creo que soy un estulto, pero no me considero un bufón". Es decir, que tiene los sentidos embotados, pero no carece por completo de ellos. Por lo tanto estulto es el que por su estulticia no reacciona ante las injurias; soporta la crueldad; no se venga ni le causa dolor ignominia alguna.
Estúpido: En latín stupidus. Raíz (s)teu- (empujar, golpear), del latín stupeo (estar aturdido). Isidoro: que se queda con frecuencia estupefacto.  Originalmente era sinónimo de "pazguato". Sobre el pazguato dice el DRAE 1737: "Simple, que se pasma y admira de lo que ve u oye". Con el tiempo la palabra cambió de significado. DRAE 1732: "Bruto, insensado y estólido. Es voz de poco uso".




Facineroso: Proviene del verbo "hacer". En latín facinorosus. Según Isidoro: "recibe este nombre por los actos que comete, pues hace algo que daña a otra persona". En castellano se dijo posteriormente facinoroso (1490-s.XVIII), derivado de facinus "hazaña", "crimen". Según el DRAE 1732: "Delincuente malvado, lleno de delitos, desbocado y disoluto".
Falaz: De aquí viene "falacia". Dice Isidoro que se dice así "porque engaña al hablar (fari), es decir, al dirigir la palabra".
Falsario: Ya conocido hacia 1250. Del latín falsus, propiamente participio pasivo de fallere"engañar". DRAE 1732: "Vale acostumbrado a hacer falsedades, mentiroso, falto de fe y palabra".
Faquín: Desde al menos 1445.  Probablemente del francés faquin "mozo de cuerda" (que solo se ha señalado en 1534, pero debió ya existir a principios del s.XV), del cual parece tomado asimismo el italiano facchino (1442), que posteriormente influyó en el uso del vocablo español; el francés faquin se considera derivado del francés anticuado facque "bolsillo", "saco", s.XV, que a su vez procede del neerlandés fak "bolsa". DRAE 1780: "Lo mismo que mozo del trabajo, o esportillero, que sirve para llevar cargas".
Fatuo: Comenta Isidoro:
Se cree que fatuo se dice así porque no entiende lo que él mismo habla ("fatur") ni tampoco lo que otros le dicen. Hay quienes opinan que fatuo tiene su origen en los admiradores de Fatua, la profética esposa de Fauno, y comenzaron a llamarles fatuos porque quedaban de tal manera sobrecogidos por sus vaticinios, que llegaban incluso a volverse locos.
Aunque no es segura la relación, Isidoro piensa en Fatua la adivina. Tal vez como burla se aplicó esa palabra a los que hablan sin saber de qué. En el DRAE 1732 es "simple, tonto, insensato que no distingue ni discierne". La palabra sigue en vigor hoy día en el DRAE.



Continúa en el siguiente post >>>


Entradas populares de este blog

La mujer como objeto sexual

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Las enseñanzas de Epicuro

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento