El Cambio Necesario Que Viene




QUE CONSTE QUE ESTA ES UNA OPINIÓN PERSONAL

QUE SE BASA EN MI OBSERVACIÓN QUE SIN DUDAS ES PARCIAL, ABSOLUTAMENTE DISCUTIBLE, QUE NO LLEVA LA VERDAD TOTAL.
Es evidente que hay una necesidad en la Sociedad de liberarse de las cadenas de un sistema corrupto e indomable. Está atrapada y los políticos son los intermediarios válidos entre ella y los círculos de poder que dominan el escenario.



Si esto fuese un teatro, los círculos de poder serían los productores, dueños de la taquilla, redactores de los argumentos y directores de escena; mientras que los políticos solo estarían en los puestos de tirahilos de una obra de títeres. El resto de la Sociedad se repartiría entre actores y espectadores, alternando sus posiciones. Así hoy pueden ser los jubilados, mañana los ahorristas, pasado los constructores, luego los autónomos y así en una rueda maldita irían pasando uno a uno los distintos colectivos de la sociedad.
En esta necesidad de liberación latente y a veces ardiente, hay quienes exponen salidas para ir achicando estos estados y de alguna manera circunscribir el escenario a platós más reducidos de modo de ganar algo de dominio. 
la idea no es mala, pues si se sigue este ideal, puede llegarse a que el escenario quede con un solo titiritero y este sea fácil de dominar, dando así mayor poder a la Sociedad. Eliminando esa distancia entre los círculos de poder y el ciudadano de a pié. 
Si esto se diese, la posibilidad de cambiar las reglas de juego se vuelven mucho más factibles.
El fraccionamiento de estados es una de las maneras en que la Sociedad se manifiesta y también lo hace con ideas como la que presenta Benjamín Barber. 


En Buenos Aires, Argentina, se está probando de modo ciudadano y espontáneo, el dar mayor importancia a los Alcaldes de espaldas al Gobierno Central; y los resultados son buenos, alentadores. El pueblo, el barrio junto a su representante soluciona sus problemas de modo casi autónomo provocando que la integración de los ciudadanos sea mucho más masiva.
Es esto como regresar a un sistema de aldeas autónomas que ya se vio en la antigüedad con resultados bastante buenos. Los políticos centrales se encuentran reducidos en su poder y no acceden tan fácilmente a las arcas de los municipios o ayuntamientos debido a esta autonomía e implicación ciudadana.
Es definitivamente una manera de liberación, lenta y efectiva.


¿Nos lleva esto a un Anarquismo?
No creo que así sea, creo que la Sociedad busca una forma de Gobierno justo, equitativo y auténtico; alejado de lo que actualmente se vive. 
Creo que la Sociedad desea un cambio de sistema donde se prioricen otras magnitudes como la Educación en lugar de lo Financiero, la Ecología en lugar de lo Económico. 
Creo que la Sociedad desea que la Bolsa de Valores desaparezca y sea reemplazada por un sistema mucho más humano y ecuánime, pues está visto que actualmente es un método en manos de ordenadores que manejan la Bolsa con velocidades y predicciones que no acepta el cerebro humano por lo que podemos decir que está deshumanizado y peligrosamente autónomo e independiente.
Con esta modificación, los llamados Mercados no influirán tan de lleno en las condiciones financieras del mundo y los ejes de importancia dentro de las prioridades pueden ser fácilmente cambiadas.
Evidentemente que esto llevaría a una transformación muy brutal y traumática, pero la sociedad lo está pidiendo a gritos al igual que cortar su dependencia del sistema financiero.


es por esto que no necesariamente se va hacia un Anarquismo, sino a uno que garantice el retorno de un nuevo Estado de Bienestar, mucho más estable y esta vez realizado bajo las reglas del pueblo y no por los que detentan el poder, porque allí estuvo el error y el porqué no se mantuvo en el tiempo el antiguo.
El teatro cambiará, ya no será una obra de títeres, sino una representación real de la vida, con actores que participan en el plató y en el argumento.
La aparente atomización de la sociedad no es en vano y habría que apoyarla.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

Parábola del Ermitaño

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)