BULLYNG EN NUESTROS NIÑOS


NO LO HAGAS....

Cansado de escuchar a padres y "amigos" que se prestan a dar un "consejo", con toda la buena intención sin dudas que ello conlleva, pero en muchos casos completamente equivocados.

El niño o niña que está en la difícil situación de acoso de sus pares, lo que se llama Bullyng, es a veces mal orientado por las palabras o consejos que se dan cuando se les dice:

- A mí me ocurrió lo mismo y tuve que aguantar un acoso escolar.-

- En mi trabajo también me acosaron y terminé denunciando lo que me hacían.-

- A mi hija le pasa lo mismo que a ti.-

- Tengo una sobrina que le pasa lo mismo.-

- Etc.-

No es así como se le anima a resolver la situación, no es comparándose o tratando de hacerle ver que la situación tiene algún viso de normalidad en la sociedad.

Por el contrario, lo que necesita el niño o niña es saber que hay otra realidad, una muy distinta donde puede resolver su vida sin este tipo de acoso y encontrar las herramientas para superar el ataque que sufre su autoestima.

Los padres no deben ponerse en la posición de "amigos y colegas" a los que les ha pasado una situación similar, sino que deben procurar darle confianza en sí mismo mostrándole su apoyo y fortaleza; ellos están necesitando de un lugar donde aferrarse para ponerse de pie y enfrentar las adversidades y no hay nada mejor que la madre o el padre, y mejor si son ambos.

Quítenlos del entorno que les es agresivo, protéjanles con mucho amor y ganen su confianza más íntima para que su desahogo sean en vuestro hogar y no en sus amigos que seguro no serán los mejores consejeros. Busquen que confíen en vosotros, no les culpen, no les presionen, no les espíen, no les intimiden, no les hurguen sus cosas, no acepten las actuales tendencias de reírse de los golpes, caídas y demás vídeos que pululan por internet y la televisión. Razonen con ellos poniéndoles en los zapatos del que sufre en esos vídeos y que no es bueno mofarse de ellos. Háganles comprender que compartir con ustedes sus problemas, éxitos y fracasos les causará mayor placer que hacerlo con sus amigos o con extraños por las redes virtuales.

La agresión entre niños no es una cosa nueva, pero la podemos manejar y convertir en cooperación entre ellos.



Las series de televisión como Los Simpson, Padre de Familia y otras que se ven en los supuestos canales para niños muestran claramente una abierta displicencia de la familia hacia la falta de valores morales y ello no es necesario para un buen desarrollo de un niño. Personalmente creo que este tipo de información que llega a diario es muy interesante para que un adulto analice donde está parada la sociedad, pero no para un niño en formación, ya que le está mostrando una realidad a la que debe obligadamente adaptarse y no es lo que deberíamos estar dispuestos a desear para nuestros hijos.

Si los padres no toman una actitud activa en la educación de sus hijos no deberían después quejarse de la aparición del acoso, ni de las mal formaciones sociales, ni de las rebeldías, ni de los malos resultados escolares.

Recapaciten; actúen; no dejen pasar un día sin decirle sinceramente que les aman a sus hijos, ellos lo necesitan como el aire que respiran.

Sean sus apoyos, sus fortalezas, sus lugares de referencias, no sus amigos.




Así tendrán buenos hijos, así tendremos un futuro mejor y no andaremos por allí diciendo "qué mundo les dejamos" si no hemos hecho nuestra parte.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

Parábola del Ermitaño

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)