29 de setiembre de 2015, el día después en Catalunya

¿Cuál es el próximo paso de la sociedad catalana tras el 27 S?



Hoy es 28 de setiembre de 2015.
El día a llegado con las cifras oficiales del escrutinio del domingo pasado en Catalunya, una compulsa que mantuvo “sota terra” lo que hoy debe comenzar a aflorar como lo hacen los granos del acné juvenil.
Te acuestas una noche con la cara limpia y por la mañana al mirarte al espejo, ¡Zás! Un punto rojo se convierte en cuestión de minutos, en un grano pustulento que amenaza estallar en el momento más inoportuno; por lo que tras meditar o “reflexionar” unos segundo decides apretarlo entre tus uñas hasta que “explota” mostrando su esencia putrefacta superficial, aunque no así su origen ni su raíz.
El resultado al fin es un problema aún más grave que el de haberle dejado que todo evolucionara de acuerdo a las reglas de la naturaleza, que dice que pasado cierto tiempo el grano pasaría de su estado infectado a una nueva zona enrojecida y su desaparición con una leve marca que el tiempo se encargaría de disimular, a pesar que la medicina dice que hay que drenarlo.
La “explosión del tardor catalán” aquel 11 de setiembre del 2011 fue la aparición del grano pustulento que derivó en varios intentos de “apretarlo” hasta que llegó la decisión definitiva este 27 de setiembre, y el pus ha salido generando en el “ego social” un cisma no deseado, una diáspora interna que malogra el resultado buscado.
Las campañas, por demás de agresivas por parte de los partidos políticos que defienden el No Secesionismo Catalán y que mayoritariamente pertenecen al bipartidismo estático que ha gobernado el Reino de Espanya, sembraron el miedo y la incertidumbre entre la población para obtener de modo inequívoco, sus votos necesarios (aunque ni así lograron sus aspiraciones mínimas).
Ellos en sus reconocimientos tras la elecciones no hicieron una autocrítica de sus errores ni de sus derrotas, por el contrario se dedicaron a ensalzar la supuesta derrota de la coalición ganadora jugando con números porcentuales, que manipulados daban el fracaso a los que realmente fueron ganadores.
De este modo el “grano explotando por la presión” quedaba justificado por su lado. Digamos que viendo “la que estaba a punto de caer” se lavaron las manos la mejor estilo Pilatos.
Si aquella manifestación de la Diada del 2011 hubiese sido tomada como una acción natural de la sociedad en un pedido mayoritario, los resultados sin dudas hubiesen sido otros y el cisma ineludible se habría producido sin bajas, ni violencia, ni explosiones sociales como las que veremos en los días siguientes.
No es apocalíptico lo que vaticino, sino que me remito a una por demás de evidente reacción social que las mismas campañas de odio y separación de ciudadanos fieles por un lado y de ciudadanos infieles por otro, han dado como resultado de implicaciones como las de la Iglesia Católica, los mensajes de Líderes Internacionales manipulados, Cartas mal traducidas y falseadas, etc. También tuvo lo suyo el ataque insultante de los medios de comunicación que en lugar de informar, tomaron posicionamiento político definitivo y con su poder de llegada masiva arremetieron con falsedades, más noticias tremendistas, desalentando una decisión transcendental para la Sociedad catalana; no hubo libertad suficiente para reflexionar libremente sobre lo que se debía hacer, el pueblo fue acosado por parte del Estado Espanyol con anuncios como el de perder pensiones en los mayores, ciudadanías, trabajos estables, estado de bienestar, al punto irrisorio de decir que: “si Catalunya alcanza su independencia, los integrantes del Programa Gran Hermano, deberían dejar de actuar en él” (palabras de la Vice Presidente Soraya Santamaría, o que el Barça como equipo de fútbol con estrellas muy importantes en la Selección Espanyola no podría jugar en la Liga; esto da a las claras que se intentó minar el proceso eleccionario con acciones sentimentales de bajo perfil y utilizando herramientas que apelaron a las pasiones más primitivas; esto no habla de estrategias inteligentes sino de astucia propia de políticas populistas acostumbradas a arrear ganado y no a satisfacer voluntades del pueblo. Mientras tanto la Coalición ganadora ha dado un mensaje claro de unidad, de apertura para todas las opciones, de diálogo y aceptación del debate abierto, tal como lo ha demostrado en casos como el protagonizado por el número quinto de la lista, Oriol Junqueras ante el Ministro de Exteriores del Estado Espanyol, José Manuel Margallo, ocasión en que el primero dio una excelente lección de sabiduría sobre el tema que se tratase con altísimo nivel de respuesta sin necesidad de ataques personales, ni golpes bajos a pesar que el señor Margallo se apoyara en una carta enviada por Bruselas manipulada por su mala e intencionada traducción.
Las acciones puestas en marcha por parte de los opositores han generado este estado de “cisma social” que da lugar a un comienzo de guerra intestina entre los partidarios exaltados por el odio trasvasado y manipulado, contra los que se vienen manifestando desde hace tiempo por una libertad de gobierno propio.
Los primeros conatos se pueden ver en cuanto alguien muestre o evidencie su posición independentista en zonas de mayoría unionista; los gritos de “Viva Espanya” salen del medio de grupos de generalmente jóvenes produciendo los primeros “acosos u hostigamientos políticos” los que no son punibles para la ley actual.
El “mobbing”, palabra inglesa (Mob) que se podría traducir como ataque de banda o grupo desordenado, turba o colectivo descontrolado con carácter agresivo, es el resultado de la política del odio aplicada en los reiterados mensajes provenientes de los partidos opositores a la Independencia.
El “mobbing político” no está de ninguna manera contemplado en las leyes espanyolas, solo hay referencias europeas como las aplicadas en Dinamarca que desde 1933 castiga en e4l artículo 265 de su Código Penal, la vulneración de la paz de otro importunándolo, persiguiéndolo con cartas o molestándolo de cualquier forma, a pesar de la advertencia policial; Bélgica y Holanda también lo contempla, en el artículo 422 bis belga consistente en el acoso u hostigamiento a otros a sabiendas que se afecta gravemente a su tranquilidad, o en el artículo 285b holandés que habla de inmiscuirse en la vida de otro para obligarle a hacer algo, o abstenerse de hacerlo o para atemorizarle. Austria en su artículo 107ª contempla el castigo hasta un año de cárcel a quién mantiene continuamente una conducta perjudicial para el modo de vida de una persona. Alemania lo contempla en el artículo 238st e Italia creó en el 2001 el Osservatorio Nazionale sullo Satlking que hasta 2009 ha asistido a alrededor de 8000 víctimas de acoso. En 2008 se introdujo el artículo 612 bis “atti persecutori” en el que se contempla la infracción penal sancionada con prisión de 6 meses a 4 años por conducta de acoso, hostigamiento, amenazas o persecutoria provocando alteraciones en la vida de la víctima en distintos grados.
Pero que en Europa se apliquen sanciones y se legisle no quiere decir que las leyes de aquí se allanen a estas.
Por lo que planteado el “cisma social” en Catalunya, la aparición del “mobbing político” no será contemplado por la justicia como una acción punible o denunciable y tal libertad hará sin lugar a dudas que estas se multipliquen al no haber un límite que se pueda aplicar.
¿Quiénes serán los primeros que se desmadren y comiencen a practicarlo? No dudo que los jóvenes más inexpertos en la vida social, incluso aquellos que vean en esta grieta jurídica una manera de poder expresar su “necesidad de rebeldía” agrediendo de palabra a quienes porten identificación en sus comportamientos o vestimentas, que pertenecen a la corriente independentista. Estas acciones no siempre serán contestadas, pero existe la posibilidad y alta, que el agredido o víctima del “mobbing político” responda con igual método y el conato de violencia se expanda con facilidad.
Una sociedad crispada por los medios de comunicación y las irresponsables actuaciones de políticos que sin medir consecuencias, arremeten con arengas poco inteligentes, que siembran vientos de odios y separatistas con frases como: Plantaremos cara (PP), Si quieren que le demos sexo a Mas, le vamos a dar látigo (Podemos), La salida de la UE implica de modo automático la salida del Euro. Situaciones de tensión graves pueden dar lugar a corralitos (Gobernador del Banco de Espanya), Los que algunos pretenden pedirle a la gente es que renuncie a su condición de español y de europeo, ¿por qué deben perderlo? (Mariano Rajoy), Stalin auto determinó a miles de personas en Siberia (Felipe González, ex Presidente), En Catalunya hay muchísimos más catalanes que independentistas (Mariano Rajoy), El Raval no puede convertirse en un gueto islámico (Octavilla repartida por el PP en Barcelona), a esto hay que agregar la campaña de miedo y odio racial iniciada por integrantes del Partido Popular en distintos distritos de la Provincia de Barcelona donde el “Modelo Albiol” (nombrado así por el candidato Xavier Albiol) como en Rubí donde la candidata Mónica Querol dice: “En Rubí, los puestos de trabajo para los rubinenses. ¡Primero los de casa!; en Cornellá, Daniel Serrano tuvo como slogan electoral: “No a la gran mezquita de Cornellá”; en Sant Adrià aparecieron carteles que rezaban: “¿Estas harto del incivismo de los inmigrantes ilegales?; y en Mataró el alcaldable popular José Manuel López proponía auditar las ayudas sociales dadas a los inmigrantes.
Una auténtica bolsa de petardos lanzada sobre la ciudadanía para que el desconcierto fuese el mayor posible, que los sentimientos estuviesen encontrados entre sí, que las convicciones se volviesen dudosas, porque a base de mentiras, mensajes manipulados, agravios a colectivos, excitación al morbo, se puede conseguir que aquellos que guardan dudas o que sus cimientos morales pueden ser removidos con alguna facilidad, se vean llevados de las narices por los inescrupulosos cantos de sirenas de los sembradores de odios.
En realidad el cisma social no lo propone ni lo planta el independentismo, sino el manejo asqueroso que ha realizado la maldita política con su maquiavélica conducción masiva, utilizando los medios de comunicación y las debilidades sociales como puntos de ataque para infiltrar sus malintencionadas actitudes.
Y estos son los que dicen ser “Representantes del Pueblo”, estos que son capaces de herir el tejido social con tal de obtener un escaño, un voto, una cuota de poder.
Estos son a los que les damos las llaves de nuestras vidas para que legislen, administren, comercien, hagan alianzas, supuestamente nos protejan y nos brinden un sistema de seguridad educacional, sanitario y jurídico…estos que se venden por una papeleta y que no tiene el menor descaro de provocar un estado de “mobbing político” sin ninguna protección individual, el germen de una guerra civil.
Por ello es que lo que ahora debe prevalecer es el sentimiento de Patria por encima de todo; solo la pureza del concepto en nuestras mentes y corazones puede hacernos reflexionar a tiempo y accionar para que no nos veamos envueltos en lo que los enemigos de Catalunya desean, que es el enfrentamiento interno.
Es indudable que han apostado su última carta a la disolución de la Sociedad Catalana, a su fortaleza y unidad, la que ha sido vista y oída por todo el mundo en sus reclamos de Libertad y Soberanía por medio del “cisma interno”; cuando ponen en las pantallas de televisión las cifras tergiversadas de los que están a favor de la Independencia y de los que No lo están, están haciendo el último esfuerzo de dividir para reinar.
BON COP DE FALÇ
DEFENSORS DE LA TERRA
ARA ÉS LA HORA,
SEGADORS
ARA ÉS HORA
D’ESTAR ALERTA.



DCarlesML


Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)