Reflexiones



El Ser Humano es proclive a el acostumbramiento.
Hacemos de una acción inaudita, por repetición, un hábito con suma facilidad.
Es por ello que solemos buscar la belleza o la felicidad cuando es posible que estemos rodeados de ellas y no nos demos cuenta.
Todo pasa por "acostumbrarnos" a vivir creyendo que no les hemos alcanzado.
Poco nos costaría cada día al levantarnos, reflexionar sobre lo que tenemos y donde hemos llegado. Una buena práctica que nos hará disfrutar con mayor plenitud el tiempo de vida que nos han regalado.

Entradas populares de este blog

LOS INSULTOS (1º parte)

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

Mente, Corazón y Espíritu. Buscando el Alma.

Cuatro letras sobre la Venganza y la Justicia

La Palabra Hiriente: el Insulto

Año del Señor, 2048. (ciencia ficción)