Reflexiones



El Ser Humano es proclive a el acostumbramiento.
Hacemos de una acción inaudita, por repetición, un hábito con suma facilidad.
Es por ello que solemos buscar la belleza o la felicidad cuando es posible que estemos rodeados de ellas y no nos demos cuenta.
Todo pasa por "acostumbrarnos" a vivir creyendo que no les hemos alcanzado.
Poco nos costaría cada día al levantarnos, reflexionar sobre lo que tenemos y donde hemos llegado. Una buena práctica que nos hará disfrutar con mayor plenitud el tiempo de vida que nos han regalado.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

Parábola del Ermitaño

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)