Mis Necesidades


Mis necesidades


  • No necesito decir lo que soy; a quienes les soy útil, ya lo saben.

  • No necesito decir quién soy, quienes me quieren y quienes me odian  ya me conocen.

  • No necesito decir lo que fui, pues hoy ya no lo soy.

  • No necesito decir lo que seré, pues no sé si llegaré.

  • No necesito decir ni demostrar nada, solo ser.

  • No necesito contar mis hazañas, no tuve ninguna, solo viví.

  • No necesito vestirme de luces, desnudo llegué y desnudo me iré.

  • No necesito de aplausos ni de alabanzas, mi alma está en silencio y en paz.

  • No necesito el título de coraje, tengo la valentía de cada día.

  • No necesito de un gran banquete, la naturaleza me tiene la mesa servida.

  • No necesito ser alguien, soy y existo, me es suficiente.


Despojarme de mi ego, de mi yo, no responder al llamado de mi persona y ajustar mi vida a las necesidades mínimas, aprovechando  cuanto llegue a mis manos sin ofrecer resistencia alguna, siendo económico como la naturaleza misma, agradeciendo en todo momento por cuanto tengo y dando cuanto puedo sin mirar el coste, es mi manera de vivir. Tardé mucho tiempo en descubrir que significaba el gesto de encogerse de hombros entre los orientales, al fin comprendí que es estrecharse para dejar pasar la vida y estorbar lo menos posible porque somos solo invitados a este mundo y deberíamos estar pidiendo permiso por cada acto que llevamos a cabo. Esto no es nuestro.




Entradas populares de este blog

La mujer como objeto sexual

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Las enseñanzas de Epicuro

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

LOS INSULTOS (1º parte)