De pensar y pensamientos.



La idea aún está fresca en mi mente, no está elaborada; como la masa del pan digamos que solo está presente en la tabla el harina, el agua y la sal; ni siquiera he puesto la levadura y recién he comenzado el amasijo.
Allí está la idea, en ese punto; es el amasijo sin levar.

Pensando en el ser humano como unidad productora, imaginé que si sigue pensando en producir y agrega la ambición, comenzará a escalar peldaños que le llevarán a otros estratos.

Así hoy es un emprendedor que hace, supongamos tapas de aluminio con una prensa de 15 toneladas, una producción estable y que tiene un cliente que le compra de modo también estable, todo lo que produce a un precio acordado.



Pero es un emprendedor y se entera que hay un cliente potencial que necesitaría la producción igual a lo que produce una prensa de 15 tn., por lo que toma un crédito y compra no una sino tres prensas porque las encuentra en oferta. 



No hay que olvidar que es un emprendedor.
Toma los pedidos del cliente potencial y ahora tiene dos clientes, cuatro prensas de 15 tn.(dos de ellas paradas), un empleado (fue necesario para el nuevo cliente) y su ganancia solo ha aumentado un cuarto más pues el resto se ha ido en financiamiento, sueldo, obra social, impuestos.
Un cuarto no es suficiente con dos prensas de 15 tn paradas. Sale en busca de nuevos clientes y consigue uno que le absorbe la producción de las dos prensas.
Emplea a dos nuevas personas y eso hace necesario invertir en mejoras del lugar de trabajo y él que está cobrando, pagando, detrás de las entregas y demás ya no puede producir, por lo que toma un cuarto empleado para la prensa que manejaba él.
Ahora él, como emprendedor está gerenciando.
Es un gerente de su emprendimiento.
Al cabo de un tiempo y con viento a favor, ha comprado una nave y tiene prensas de varias toneladas, cortadoras, plegadoras, flejadoras, dobladoras, cizallas de cinco metros y la joya, una potente estampadora. También una flotilla de camiones y como se producían scrap vio como negocio acumular chatarra ferrosa, compactarla y venderla a los hornos de fundición directamente.
Todo esto ha hecho que mantenga una plantilla de personal tanto de obreros como administrativos; y él sigue como gerente dueño de la empresa.
Como la empresa da ganancias, ha comprado una mejor casa, ha cambiado su coche y compró un campo; ha aceptado ser socio de un restaurante y tiene una oferta de ser socio de un estanco.
Ha pasado un poco más de tiempo y el campo ha producido, el restaurante ha dado ganancias, el estanco también y la empresa ha comprado la nave contigua para reciclar aluminio y cobre con hornos de fundición propios. Para esto y comprar una empresa de transporte se ha asociado y formado una empresa donde él es el socio mayoritario y poco queda de aquel que manejaba la prensa de 15 tn.
Del emprendedor ha pasado a un ejecutivo con una oficina en el último piso de un edificio de la ciudad.
Se compran dos restaurantes más, una galería de arte, una empresa constructora y se cotiza en bolsa.
La empresa se amplía con capitales de Rusia, con los nuevos millonarios rusos y se abren nuevas puertas. Una oficina en Novosiberynski, otra en Moscú, la de Madrid y se amplía la empresa comprando una canal de televisión por cable con telefonía digital e Internet por fibra óptica.
Él ya no aparece por las empresas, ni por las prensas de 15 tn., viaja en avión de reunión en reunión, duerme más en hoteles que en su casa, está más pendiente de su Samsung Note que de lo que le dice su familia.
Ya es parte de los Mercados y se codea con los que manejan los hilos de la economía mundial.
Le incluyen en una reunión importante, es una invitación que no puede delegar pues estarán allí personajes con los que ha soñado sentarse a conversar, son los semidioses del Mercado Mundial.



La reunión tiene un temario largo y por alguna razón que él desconoce, fue incluido como parte de los que pueden dar su opinión.
Su asiento está al lado de un banquero de renombre; en cuanto se sienta, el banquero renombrado le saluda amablemente y le da una palmada en el hombro mientras le dice que le da gusto estar al lado de quien ha llegado tan alto con su espíritu de emprendedor.
Dentro del temario están las nuevas directivas en cuanto a cómo desalentar la economía informal en el mercado mundial. Ese tipo de economía que permite que un solo ser humano se convierta en empresario y sea un competidor para las grandes marcas y empresas. Las directivas quieren utilizar la economía informal para que no produzcan y en su lugar sean puntos de reventa, de modo de desalentar la producción y que no crezcan creando puesto de trabajo.  Tal como está plateado el escrito, es cautivador y tiene los argumentos de humanizar la economía informal, dándoles la oportunidad de pertenecer a un grupo de empresas consolidadas en el Mercado Mundial y siendo sus representantes, de modo que revendan solo lo que ellos producen y manteniendo una dependencia en cuanto a las posibles ganancias y así también controlando el gasto de ese sector. Se cree, dice el escrito, que esto ayudará a mejorar el estatus de las familias que están dentro de esta franja de semi-pobreza, con la posibilidad de también controlar la natalidad o expansión de esta franja por el bien de ellos mismos.
Al momento de opinar, él dio su consentimiento, era lógico que se tratara de ayudar de esa manera a las personas que se animaban a un mundo que era inestable y peligroso, donde el fracaso estaba constantemente a su lado, que conllevaba pérdidas mucho más graves cuando se emprende que cuando se acepta estar bajo el paraguas protector de una empresa con solidez y marca reconocida.
Opinó de esta manera y con estos argumentos, quién comenzó con una prensa de 15 tn que manejaba todo el día haciendo tapas de aluminio para un cliente que le pagaba un precio acordado de antemano.

La idea ya no es un amasijo, ha levado, ha sufrido todo cuanto debe después de ser amasada y luego de un tiempo la he puesto al horno.
Aquí tengo el pan crujiente, caliente, tierno por dentro, a punto.



El ser humano puede olvidar fácilmente el origen de sus experiencias, aunque recuerde a estas y sus conceptos adquiridos. Puede acomodar a su gusto lo aprendido y no siempre incluye la ética en sus pensamientos y reacciones para resolver algo.
El ser humano piensa en escalones, según las circunstancias ameriten, la ética no es una norma o una regla que se aplique de modo automático; no va acompañando cada acto; la ética la tenemos como opcional.
Cada vez que resolvemos podemos aplicar o no la ética, podemos incluirla o no. Pero no queramos que sea automática; no pensemos que porque conocemos valores éticos, los vamos a aplicar siempre; eso ocurrirá solo si somos disciplinados y nos acostumbramos a poner valores éticos en cada resolución.
Al fin el pan está para ser comido y disfrutado, como la ética; pero solo si queremos lo cogeremos y lo pondremos en nuestra boca, solo si queremos.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)