JODIDO ES TENER ALAS Y SABER QUE EL VIENTO SIRVE PARA VOLAR.


JODIDO ES TENER ALAS Y SABER QUE EL VIENTO SIRVE PARA VOLAR.



A los 60 años nuevamente me toca tomar la brújula y hacer algunos cambios de rumbo....y ya no es tan fácil como cuando era joven
Entonces recuerdo...

Recuerdo que desde pequeño pusieron en mis manos una brújula y me dieron las alas para que volara según el viento cambiara, para evitar hacerme daño y ganar conocimientos que de otra manera no los tendría.
Y así mi vida tuvo puntos de quiebres, la línea fue alterada en distintos grados para bien o para mal.
Ocurrió cuando tuve 11 años, a los 16, los 20, a los 24, a los 35, a los 51 y ahora a los 60.
Ninguno fue un giro suave de timón, por el contrario siempre fueron violentos, en medio de un temporal y poniendo proa al oleaje
con el sabor aún mi boca rememoro aquellos días decisivos y el solo volver la vista atrás acelera mi sangre y rejuvenece mi piel

Por eso, a los jóvenes y a los viejos que puedan llegar a leer esto, les digo por experiencia propia, 
no dejéis de aventurarse en el cambio, 
no temáis dar un golpe de timón en medio de cualquier tempestad, 
no dejéis de hacer frente a la ira del tiempo, 
no os deprimáis por lo dura que parezca la porción, 
sed de buen ánimo siempre, 
la cabeza alta, 
la mirada serena, 
la mente fría 
y las convicciones por delante

Así nada os detendrá
Vosotros sois escudo y lanza, camino y destino, refugio y soledad, sois todo y nada, por lo que no hay razón por la cuál temer



Tomad vuestra brújula, aferrad el timón y si es hora de un cambio, no dudéis y hazlo ya, nuevas tierras os esperan agradecidas de la decisión.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)