Demoliendo teorías.




“He llegado a la conclusión narcisista y egoísta que soy inteligente en un grado interesante, por lo que demoler a una persona mediocre, puede ser una tarea a la que dedicarse, ya que educarles se ha vuelto una labor ingente.”

Este podría ser un comienzo en que un eugenista hace su declaración de intenciones para con los inferiores de su raza y especie.
La eugenesia ha sido una atrapante sirena que con sus cantos ha embobado a más de un sabio o pensador, tanto de épocas griegas como modernas.




La tentación de ver realizado su sueño de un camino libre de los obstáculos que pueden significar una prole ignorante e incapaz de desear aprender, que se mantienen como verdaderas piedras de tropiezo para la evolución de cualquier ciencia, ha sido un postre que mucho han querido probar y también un árbol bajo el que otros tantos han querido dormir su sueño de gloria, viendo una sociedad regida por la meritocracia, excelsa y en permanente búsqueda de la excelencia, con amaneceres cada día más esplendorosos.
Pero la realidad le ha dado con la puerta en las narices y el vulgo se ha reproducido con la velocidad con que lo hacen los conejos, y eso ha dado un vuelco completo a las expectativas soñadas de los pensadores y sus atardeceres rosados. En lugar de tener en los gobiernos a los más aptos, se tiene a los más ineptos. Contrariando a Sócrates que deseaba que los filósofos fuesen quienes gobernaran, hoy tenemos a los de mentes pequeñas y obtusas, a coloridos bufones de feria, que compiten en ver quién hace o dice la barbaridad mayor o el desaguisado más notorio.
Y nos preguntaremos cómo es posible que esto ocurra, si el ser humano evoluciona a la par de las ciencias; si el conocimiento es casi un artículo que cotiza en la Bolsa y ha pasado a ser un bien de familia.
Pues la respuesta es muy simple; el sistema democrático. Al ser el voto la garantía de la voluntad general y siendo esta representada por una mayoría mediocre, de menos de un dedo de frente, con casi ningún deseo de avance, relegando a la cultura del trabajo y el esfuerzo propio, es lógico que elijan a un par como su votado. Un par que les dé lo que ellos buscan, el facilismo, el clientelismo político, el asistencialismo, la ley del menor esfuerzo, la ignorancia, la menos de la mediocridad y la chabacanería popular. Y con estos parámetros llegan el delito, la corruptela, las adicciones, el mercado ilegal, la falsa moral, la falta de ética, los códigos cerrados y mafiosos, las alianzas funestas y demás.
Ahora y tras haber soslayado apenas lo que es la actual sociedad mediocre y mayoritaria, no podemos asustarnos de ser en parte eugenistas.
Por más que amemos a nuestro prójimo y nos golpeemos el pecho cada domingo con un Mea Culpa, el sentimiento ha calado hondo y muy profundamente desearíamos que esa gran masa ignorante desapareciera para dar lugar a que los aptos, los meritoriamente aceptados fuesen quienes nos gobernasen, educasen a nuestros hijos, nos atendiesen en los hospitales, cuidaran de nuestra seguridad, patrullaran nuestros cielos y mares, nos vendiesen la ropa apropiada y hasta nos sirvieran el café con el garbo necesario.



¿O no sería de desear que así fuese?
¿O no siente íntimamente que se sentiría mejor si la sociedad fuese así?
Ya bueno sería darles la oportunidad a esta masa de ignorantes funcionales que se dejasen enseñar para que fuese posible su inserción en el grupo de una especie mejorada, apta. Y si no lo aceptasen, que se busquen un lugar en el mundo donde puedan vivir bajo sus códigos y dividamos los tantos.
Esta sería una medida de cirugía limpia, sin lamentaciones y hasta agradable para ambas partes.
Una amputación social, la llamaría.
De ese modo ellos podrían decir: “Allá ellos con sus pijadas” y nosotros “Allá vosotros con vuestras mugres”.
Podríamos establecer una zona neutral donde intercambiar servicios y no más de allí, de modo de no ser tan drásticos de hacer una separata abrupta y levantar un muro. En tal caso que el muro sea virtual, intangible, pero cierto y presente a todo lo largo de cada territorio.
Considero que es la única alternativa que podría ofrecer una cohabitación sana y segura, donde el respeto a un único límite sea lo suficiente para la división de metas y objetivos.
La tentación de la eugenesia estaría cubierta, ya no sería un pecado pensar de esta manera, se habría legalizado una sana separación sin haber formado un apartheid, un gueto o una zona de exclusión. Simplemente cada uno tendría lo que les beneficiara y lograra satisfacción, de acuerdo a su manera de vivir y ver la vida.
Al fin la eugenesia habría desaparecido.



……….
Ella se recostó sobre la segunda almohada, estaba húmeda por la transpiración de los dos. En su fuero más íntimo ya sabía que esa tarde de amor explosivo y desenfrenado daría como resultado un embarazo seguro.
Y así fue, nueve meses después nació un robusto varón de un poco más de tres kilos de peso. Tuvo los ojos de él, su misma mirada de aguilucho atacando la presa y los cabellos lacios y morenos de ella.
Creció, se educó y fue un hombre. Tuvo su familia, sus hijos y cuando envejeció, rodeado de sus familiares simplemente se murió.
Una persona más que ha pasado por esta Tierra; con las mismas funciones orgánicas que cualquiera, con los sudores, humores, líquidos, excreciones, alimentos, discusiones, alegrías, descontentos, rabietas, desencuentros, penas y ansiedades. Las mismas que puede tener el que vive en una chabola o en el palacio de una monarquía europea.
Sin diferencias.
Exactamente iguales.
Pudo haber estado de uno o de otro lado, pues su cerebro pudo haber sido moldeado por las circunstancias y el entorno que le tocara en suertes; pudo ser un príncipe o un sin techo, in travesti o un gigoló. Que más da, fue una persona, un ser humano como usted que lee, como yo que escribo, como el hijo de putas que roba sin necesidad o como el desgraciado que hurta por hambre.
¿Quiénes somos más que otro para decidir quién puede ser mejor o peor?
¿Quiénes somos para juzgar, si no tenemos la capacidad de estar tan solo un minuto en los zapatos del juzgado?
¿Quiénes somos para dividir una sociedad en aptos y no aptos?
¿Desde cuándo hay personas superiores y otras inferiores?
¿Quién es capaz de asegurar que un científico vale más que un obrero que tala árboles en Brasil?
Que alguien responda y me asegure que la vida de una señora como Ángela Merkel o el señor Obama es más valiosa que la de un joven subsahariano montado en una patera cruzando el Mediterráneo en busca de un futuro incierto.
Que alguien le ponga un valor a un señor como Rajoy, o Maduro, o Hollande y lo compare con las vidas de una familia de los salitrales del Perú.
Nadie es más que nadie.

Todos somos seres humanos, iguales, idénticos y con los mismos derechos. Y si hay un valor, es en tal caso el mismo para todos, cualquiera de los más de siete mil millones de habitantes de esta roca que viaja por el espacio sin un destino conocido.


Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

Cuatro letras sobre la Venganza y la Justicia

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)