UN TEMA HARTO DELICADO



¿Es justo que en alas de la libertad de prensa se invadan espacios que algunas personas consideren sagrados o respetables?



No justifico de ninguna manera el accionar de los Fundamentalistas que mataron a mansalva a los miembros de la Revista Charlie Hebdo, pero me he planteado hasta donde debemos provocar y ser invasivos con nuestras pullas en terrenos que otros respetan y tienen como sacros.
En nuestra sociedad tenemos diversos colectivos que cada uno mantiene en sus gustos y preferencias, símbolos, espacios, denominaciones, imágenes, palabras, banderas, que consideran respetables al punto de tenerles en un marco de “intocables” o “inmaculados”; tal puede ser el caso de una Virgen María, los símbolos Masónicos, la bandera de un país (que el hecho de ser mancillada, quemada o destrozada suele acarrear penas de cárcel), Buda, el nombre de Dios entre los judíos, etc. y sin dudas que burlarse de ellos provoca en sus adeptos una sensación de afrenta innecesaria; en algunos casos lo harán público su desagrado, en otros solo será algo que guardarán en su intimidad, pero de cualquier modo el hecho será una invasión a su terreno de privacidad dentro de lo que creen como sagrado e intocable.
Es allí cuando me pregunto si es necesario que este tipo de acción reiterada en el tiempo, tiene un sentido humorístico o si entraña movilizar el morbo de las personas motivando el sarcasmo, el odio hacia lo diferente, la discriminación de lo que no corre con lo de uno.
Si soy cristiano, la burla a Buda será gracioso, pero no para un budista; si soy vegano, la burla hacia los omnívoros me parecerá justa y alegre sin embargo no así para el que come comida chatarra, y así podemos estar horas poniendo ejemplos.



La tolerancia se basa en el respeto de las libertades individuales y es ello lo que hace que la diversidad se multiplique convirtiéndose en una forma limpia de convivencia.
Condenar una barbarie del tamaño del ataque a la revista francesa y accionar de modo que no se reitere con medidas que estos fundamentalistas sean acotados y eliminados, es totalmente correcto, pero luego está la posición vengativa y de respuesta de la sociedad que a veces no hace más que avivar los fuegos encendidos, y en lugar de alejarse de del frente abierto, de la herida casi incurable, vuelve a ello con furia y escarba para que el dolor no se mitigue y permanezca alimentando odios innecesarios.



No es así como se cura una sociedad que tiene grupos intolerantes, no se sana con más intolerancia o con afrentas similares, considero que se deben bajar los gritos que alientan la confrontación por el solo hecho de erigirse en paladines de la libertad y mostrar otra cara, más tolerante y comprensiva.
Muchas veces se ganan batallas y guerras si te das vuelta y te alejas dando las espaldas, que si sigues insistiendo en pelear en el frente; pero pareciera que esto no está en el consciente social actual.
Deberíamos revisar algunos conceptos como el de libertad individual, tolerancia social, coexistencia social, justicia y rever que es lo que estamos haciendo realmente.
Al menos es lo que pienso.


DcarlesML.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)