La mujer como objeto sexual

Estoy hasta el moño.....



Me enseñaron que sin oferta no hay demanda....
Este fue uno de los paradigmas que mis padres instalaron en mis bases morales.
Es entonces cuando miras un poco las publicaciones en las redes sociales, donde mujeres semi desnudas posan de modo provocativo en un ciento por ciento.
Y te preguntas ¿No es que la mujer no debe ser un objeto sexual?
Un posteo de una mujer mostrando sus pechos, esos que llevan la gratísima función de amamantar a un recién nacido, o la imagen de un pubis asomando por el borde del pantaloncillo con su mano abriéndole y mostrando una expresión de placer sensual sin ninguna duda....¿No es esto la "oferta" que la mujer (que dice estar siendo tratada como objeto) pone en vistas de cualquiera?
No soy un santo varón encerrado en una ermita, ni tampoco un pacato, ni estoy tan viejo como para horrorizarme por las libertades que todos tenemos, pero regreso al paradigma: "Si no hay oferta, no habrá demanda"
Es la mujer en primer lugar quién debe mantener cierto valor moral para que después sea merecedora del respeto que pide; no estoy en contra de la belleza y me gusta admirarla, pero el límite entre exponer belleza y ofrecerse para provocar reacciones instintivas y primitivas está muy bien marcada en la sociedad.
No voy de moralista, ni de chupa cirios que se santigua porque ve un desnudo, solo digo que en muchas ocasiones se cruza el límite de lo bello y se entra en terreno frágil, donde el espectador se ve llevado por las narices a un estado salvaje y creo que hemos evolucionado como para que estos actos estén ya superados.
Me agrada el sexo, como acto que estimula y da placer, no creo que la práctica del sexo sea solo para la procreación, pienso que los cuerpos están preparados para obtener y dar placer, pero hay una tendencia clara a que la mujer no abandone el escaparate y deje de ser un artículo sexual

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)