¿Vivir el presente? ¿Es tan así?

“Vive el presente porque es lo que tienes ahora”
“No insistas en el pasado, no sueñes en el futuro, concentrar la mente en el momento presente” Buda
“Cuida el presente porque en él vivirás el resto de tu vida” Facundo Cabral
“El pasado nos encadena, el futuro nos tortura. He aquí por qué se nos escapa el presente” Gustave Flaubert
“Lo que importa no es pensar en el pasado ni en el futuro. Lo importante es cargar con el ahora” John Lennon
“Los niños no tienen pasado ni futuro, por eso gozan del presente, cosa que rara vez nos ocurre a nosotros” Jean de la Bruyere
“Un hombre debe vivir el presente y ¿qué importa quién serás la semana pasada, si sabes quién eres hoy?” Paul Auster
“Ni el pasado existe ni el futuro. Todo es presente.” Robert Green Ingersoll

Puedo seguir mencionando frases que se difunden a diario en los medios que nos van formando paradigmas con los que reaccionar ante los distintos estados de nuestra vida y la relación que establecemos con nuestro entorno.
Claro que no dejan de tener una parte de verdad, (solo una parte) pues quién hecha sus anclas en el pasado y trata de vivir en él, solo consigue estar fuera de tiempo en una añoranza permanente que le aísla del placer de vivir el momento que tiene por delante.
El pasado es todo cuanto has vivido y de él solo tienes recuerdos; y allí está lo malo de echar anclas allí, porque los recuerdos son solo retazos del camino que has hecho y tu mente te dará complaciente, lo que quieres recordar y con una sucesión de imágenes adornadas con los otros sentidos que buscarán que les añores y no te servirán para poder enfrentar el hoy, más que como un momento placentero.
Bien decía Aldoux Huxley, la experiencia no es lo que te ha pasado sino lo que haces con lo que te ha pasado. Y si solo vas a vivir el pasado por puro hedonismo, la experiencia es nula.
Respecto al futuro y si es allí donde basas todas tus ansias, tampoco es bueno ya que estará regido por tu imaginación más positiva lo que hará que te creas que todo es posible como por arte de la magia, y la magia no existe como tampoco los milagros.
El futuro es ese sueño despierto que tenemos como necesario para programar, pero no para vivirlo como si fuese un presente, como no lo es el pasado.
Solo nos quedaría el presente como alternativa casi única para poder ser estables en lo que hacemos, sin embargo aquí hay también un error, o al menos eso pienso.
Ajustarnos a vivir el presente sin darle importancia a los extremos del pasado y del futuro es también perjudicial. Y me aterra el paradigma que se va formando alrededor de este concepto lateralmente ubicado en lo diario, porque quién pretende vivir el presente y solo el presente (como enseñan y condicionan estas frases que arriba expongo) anula la posibilidad que la experiencia se convierta en lo que Aldoux Huxley dictamina: la experiencia es nula para conducirnos con equidad y éxito.
El presente debe ser vivido mirando los fracasos y los éxitos que hemos obtenido con nuestras decisiones para no cometer el pecado de reincidir en lo malo ni aferrarnos solo a lo bueno y rentable, pero a la vez debemos tener la visión de lo que puede suceder en el futuro, planificar y proceder de acuerdo a nuestras ansias y sueños, trabajar para que ese futuro sea mejor que el presente y sin los errores del pasado, en síntesis deberíamos vivir con la amplia mirada de toda nuestra vida, pasada, presente y futura, para que realmente podamos trascender y que esto sea provechoso más allá del egoísta concepto de hacer solo para mí.
Y cuando digo que me aterra la manera en que nos hacen enfrentar el hoy, como si solo existiese él, es porque veo que este concepto nos está alejando de la necesaria evolución del ser humano, no permite que pensemos con base en lo que hemos pasado ni tampoco en dejar sueños por cumplir para los que nos siguen.
Me agrada pensar en las palabras de Winston Churchill: El político se convierte en estadista cuando comienza a pensar en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones. Y creo que sacando el tinte político de la frase, es muy cierto esto de volverse estadista (según la RAE es una persona con gran saber y experiencia en los asuntos del Estado), ya que tener un gran saber y experiencia denota que no solo piensa a corto plazo y de acuerdo a sus apetencias personales de ver resultados inmediatos y que caigan laureles sobre sus testa, sino que lo hace con la mirada puesta en los errores cometidos y en lo que dejará construido para que otros continúen ampliando y mejorando lo hecho. De este modo dejamos de vivir el presente y lo hacemos desde un punto de vista mucho más eterno, con la suficiente cercanía para no cometer el error de solo ver el árbol y no el bosque pero con la distancia justa de poder observar de dónde venimos, lo que hicimos y hacia dónde vamos, lo que se logrará sin nosotros, pero haciendo hoy. Todo pasa por ver el árbol y el bosque también sin dejar de reconocer nuestra posición presente.
Suelo ver cada tanto un vídeo que proviene del final de la película The Big Kahuma del ’99 y que se ha hecho viral: Usa protector solar (https://www.youtube.com/watch?v=YDRId6QmNTA); quién lo escribió tenía en su mente que la vida pasa rápidamente, que no hay que perder tiempo en aquello sin trascendencia y preocuparnos por lo que hacemos para que el corto período que pasamos aquí no esté sujeto al pasado ni solo pendiente del futuro, pues no haremos ni uno ni otro, no tendremos un pasado bueno ni un futuro que sirva realmente. Hay en esas palabras del monólogo final de la película que me gusta recordar: “Sé cauto con los consejos que recibes y ten paciencia con quienes te los dan. Los consejos son una forma de nostalgia (tu pasado). Dar consejos es una manera de sacar el pasado de la basura, limpiarlo, ocultar sus partes feas y reciclarlo, dándole más valor del que tiene.” Eso es lo que usualmente hacemos en la introspección, sacamos a relucir lo bueno dejando bajo la alfombra lo que nos incomoda dándole el valor que no es. Y la segunda parte donde dice: “No te sientas culpable si no sabes muy bien qué quieres de la vida (tu futuro), las personas más interesantes que he conocido no sabían qué hacer con sus vidas cuando tenían 22 años. Es más, algunas de las personas más interesantes que conozco tampoco lo sabían a los 40."
Vive el presente, con la presencia de la experiencia pasada y la mirada en lo que dejarás para que se continúe. Esta sería la verdadera manera de vivir.
Por último, porque pienso que ya he desarrollado la idea, les dejo la hermosa canción que acompaña el vídeo, que corresponde a la película Romeo & Juliet:
Y parte de la letra:
Hermano y hermana juntos lo lograremos,
Algún día un espíritu te llevará hasta el final,
Sé que han estado haciendo daño, pero he esperar a estar allí para usted,
Y voy a estar allí sólo para ayudar a usted
Siempre que pueda
(Todo el mundo es libre, todo el mundo Todo el mundo libre, es gratis)
Todo el mundo es libre
(Todo el mundo es libre, todo el mundo Todo el mundo libre, es gratis)
Oh todo el mundo libre, oh sí
(Para sentirse bien, sentirse bien)
Oh Señor para sentirse bien, oh sentirse bien


DCarlesMl

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)