La Observación como medio de vida



Observar cómo pasa la historia a tu lado puede llegar a ser una aventura por demás de interesante. Como toda aventura tiene sus normas y preparativos, te contaré algo de ello.
Una de las primeras reglas es la de haberte despojado de toda identidad y si es posible que eso haya sido por una razón traumática, aunque parezca una contradicción pero en realidad es similar a vacunarse; introduces en tu propia historia elementos que hacen de anticuerpos con la realidad y tras un tiempo estás inmune a determinados aspectos que a otros, las personas comunes, les provocaría estados de obnubilación, depresión o aislamiento. En estos casos se vuelve imposible la tarea de observar, pierdes la objetividad y los sentimientos preconcebidos te traicionan. No es que te insensibilices, sino que puedes tener voluntad sobre algunos muelles que te alejan de la escena del hecho y entonces ves con mayor claridad la escena.





La visión del águila. Cuanto más alto, más abarcas y mejor puedes ver los acontecimientos venir e ir atacando o huyendo del evento que observas, tu presa.



He aquí un pequeño septálogo del observador.
Estudias; te informas a cada paso para que tu observación tenga fundamento, para que no sea rebatida por tu misma lógica y por la lógica de los demás.
No temes; te quitas el miedo a que te critiquen, pues todos generalmente tenemos el preconcepto de agradar con nuestros interlocutores y cedemos en más de una ocasión en bien de caer con gracia, de ser aceptado, al fin una de las necesidades humanas en las reglas de juego de la convivencia social.
Oyes; no descartas ninguna opinión por extraña, por disparatada que parezca, por el contrario la sumas y la pones a la misma altura que cualquiera que viniese de un gran personaje, nunca sabes quién tiene razón.
Experimentas; todo cuanto pueda entrar por tus sentidos y no te dañe es bueno para la observación, lo que provoque perjuicio debes desestimarlo porque no es la razón de la observación, estarás interactuando y eso te lo debes prohibir; solo observas para evaluar.
Evalúas, analizas; todo cuanto llega a tu alcance esté eso tan cerca como para que tu piel se pegue a ello o tan lejos que hayas de haber achicado tus ojos y afinado tu oído para percibirlo debes analizarlo: en cuantía, caudal y calidad; luego en incidencia, velocidad y expansión; por último en progresión, separación gradual y profundidad.
Te sentaras al final; cada vez que hayas observado le darás tiempo a tu mente a que complete su tarea y te dedicarás a descansar, simplemente a eso, pensando en cualquier nimiedad, permitiéndote volar libremente por los lugares más placenteros que reconozcas, todo debe tender a que estés en clama nuevamente
Olvida; y este es el secreto del observador: olvidar, pues tu mente cuando olvida habrá colocado correctamente cada concepto observado y analizado, evaluado y adicionado en el lugar que le corresponde. De ese modo ningún dato será tóxico o quedará dando vueltas en tu cabeza como algo inconcluso.

La observación es una disciplina que pocos se animan a desentrañar abiertamente y muchos guardan los secretos de ella como propios, sabiendo que tienen una de las llaves del Conocimiento Superior. Pero no es así tampoco como se llega a él; el conocimiento es perecedero y si no es utilizado correctamente, por  ser avaro de él, guardarlo, esconderlo, no darlo libremente, no ofrecerlo, no permitir que otros lo obtengan es mucho más que un pecado, es mortal para el alma del que desea el Conocimiento Superior, pues jamás lo logrará.

La observación requiere, como disciplina, también de una predisposición que se puede ganar  o volver a desarrollar si se ha perdido. Cuando nacemos, salimos de un mundo de sensaciones que hemos comenzado a experimentar a través de otro, nuestra madre y a partir de ese momento lo haremos por nuestros medios con los sentidos que tenemos a plena capacidad de acuerdo a nuestro organismo.
Ninguno de esos sentidos lo ha hecho hasta ese momento en contacto directo, todo ha sido en un intercambio con nuestra portadora y ahora estamos en contacto directo; entonces cada sensación que llega sin la mediación perdida resulta en una emoción acompañada de una expresión de nuestro organismo todo de “asombro”.
Y en esto nos detenemos un segundo.
“Lo que hace propiamente al filósofo es su capacidad de admirarse, de asombrarse; no tiene en efecto, la filosofía, otro origen distinto a este” (Aristóteles y Platón)
Platón, alumno de Sócrates y maestro de Aristóteles para situarnos en el tiempo.
Aunque no hablo de ser filósofos, ni de profundizar en la materia, si lo hago en la cualidad de los grandes pensadores en cuanto a que ellos supieron que el asombro, la admiración, tenía un especial significado en lo que concernía al desarrollo de la mente de los seres humanos. Ellos sabían que todo partía de esa capacidad que traemos en el inicio de nuestras vidas tras el parto materno, cuando todo es asombro. Y he aquí su paralelo: cuando todo era ignorancia.  
No puedes aprender sobre lo aprendido sin antes haber borrado lo que tienes como sabido, para ello es necesario saber que eres ignorante; y aunque suene contradictorio nuevamente, la base del conocimiento está justamente en ser ignorantes y asombrarse a cada paso de todo.
Hoy se habla de “desaprender”, una palabreja que el marketing de un banco la populariza como el paradigma de la revolución de la época; ¿pero es cierto que es tan nuevo? No.
Allá por los 400 años antes de nuestra era, la llamada “ironía socrática”, que a decir verdades de Sócrates solo sabemos lo que Platón relató ya que el gran sabio ateniense no dejó escrito alguno,  dice que dijo que “Solo sé que no sé nada” (ν οδα τι οδν οδα) a modo de “irónicamente” declarar que era ignorante ante el pueblo, para luego desarrollar sus conocimientos y hacer pensar a las personas. Personalmente pienso que si fue así tal como lo decía había en él algo un poco más, él sabía que era necesario que no supiera nada para poder albergar más y más conocimiento día a día y que luego repartía a manos llenas dicho saber a quien quisiera tener lo que él ofrecía, para su bien y el bien de Sócrates. Él era ignorante por propia convicción y necesidad, para poder acumular más conocimiento, para a la vez dar más. Simple y económico. Pero para ello él sabía que necesitaba asombrarse, admirar lo que le llegaba por sus sentidos, era algo así como una esponja que a cada paso sumaba sobre sí permanentemente nuevos sabores, nuevos colores, nuevos sonidos. Y que sepa Sócrates no adhería a ningún banco, solo le debía un gallo a Asclépio y creo que se le pago en el efectivo de la época.
Un ejercicio, el único.
Intenta salir ahora de tu lugar, abandona la lectura y ve hasta donde está el árbol más cercano, ese con el que te cruzas todos los días y míralo, tócalo, huélelo y si es posible saboréalo también como si nunca hubiese estado allí; descubrirás que jamás hubieses imaginado que era así a pesar que en los últimos tiempos has pasado a su lado, que está incorporado a tu paisaje diario, a tu entorno. Sabes que ese árbol no se moverá por sus propios medios y hasta es posible que te sirva de referencia alguna vez, pero como lo veas ahora, no lo habrás visto nunca y eso solo porque hiciste el ejercicio de asombrarte.
Ahora imagina si eso lo llevas a todo el orden de la vida; pues es que no te alcanzará el resto de los días por vivir para terminar de asombrarte de todo cuanto creías que conocías.
Eso es realmente vivir en armonía y correctamente, eso es ser un observador y vivir de ello.





Te lo recuerdo brevemente, si me lo permites:
Asómbrate desde que te despiertas, tendrás hermosos sueñospor las noches.
Estudia, todo merece saberse.
No temas, el miedo es tu enemigo si le permites tomar tu vida.
Oye y no descartes nada de lo que te digan.
Experimenta, para eso están todos tus sentidos.
Evalúa, analiza todo cuanto encuentres en tres áreas, divididas en tres regiones.
Siéntate a descansar, siempre es bueno tomar un descanso.
Olvida para recordar correctamente.
No confíes en los bancos y aunque la Santa Orden de Los Caballeros del Templo, Los Templarios fueron quizás los primeros banqueros, los actuales distan mucho de aquellas leyendas para nuestra desgracia.


Sé un esteta, en armonía elaborando tu ética constantemente. Este es el último secreto. Ahora devélalo tú.
















Entradas populares de este blog

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La mujer como objeto sexual

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

Las enseñanzas de Epicuro

Parábola del Ermitaño