El plan perfecto de Dios

Un fotógrafo viajó a la República de Sudan, allí conoció los horrores de niños muriendo de hambre, sin que le dejaran ayudar, indicándole que no los tocara.
El fotógrafo se suicidó una año después perseguido por los recuerdosde tan tremendas escenas.



El vídeo está en las redes, entonces tú:  

lo lees. lo miras y luego le pones esa carita del emoticono que tiene una sola lágrima......una sola.
Lo lees y piensas, donde está la justicia que se proclama como divina.
Entonces llega otro pensamiento en forma de pregunta ¿Es que Dios es solo un invento?, te lo preguntas como si tuvieses la respuesta, porque no hay nadie más que te la de.
Te quedarás solo e impávido ante la desoladora imagen de una niña muriendo de hambre. Solo, tus pensamientos han volado, desaparecieron, no hallarás más la paz que creías tener. Todo es hueco, sin sentido, intolerante sensación de desasosiego que invadirá cada célula de tu cuerpo.
Verás que ni tan siquiera hallas una excusa que te libere de las cadenas de tu maldita raza.
Estarás impotente, solo como la niña, vacío sin encontrar que hacer, con un Dios que no comprendes, con una justicia inservible, con un sabor amargo que te invade....saldrás en busca de consuelo, y ojalá jamás lo encuentres, porque tu, yo y los demás no somos la niña muriendo, sino el buitre que espera, el idiota que cree, la mano que no se extiende, el corazón que no se abre, la puerta que se mantiene cerrada.
No te suicides, solo haz algo para que esto no continúe, para que no sean palabras de sermones los que alivien tu pena, que no haya agua bendita que te limpie, ni biblias que te hablen de lo divino y justo. No permitas que te sigan engañando, manipulando, llevándote al redil como la oveja sumisa, descarríate y haz algo, no te sientas cómodo en tu casa con tus hijos y tu mujer, con la libertad que tienes, con tu sueldo cada mes, con el agua que corre en el grifo cada vez que lo abres......incomódate.

No podemos quedarnos en una realidad virtual que nos aleja de nuestros hermanos. Estamos obligados por las leyes y normas sociales que decimos sostener.
Solo deseo que esto nos ponga incómodos y ello nos lleve a actuar.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)