El Escritor



El Escritor debe meterse en la piel de sus personajes, tanto como para hacer desaparecer su propia vida y situarse en otra edad, otro tiempo, otro paisaje, otras amistades, otro mundo.
El Escritor es un "Buscavidas" que deambula invisible por las calles rescatando trozos de historias que los demás dejan tiradas en las aceras.
El Escritor es un ser que tiene su mente siempre en un lugar distante y distinto, viaja sin billete, corre por las montañas en plena ciudad, conquista imperios desde sus apuntes, reclama una princesa y se mete en la cama de una señora apetitosa sin pedir permiso.
El Escritor deja de tener sexo, es hombre y mujer a la vez o indistintamente, acosa a las jovencitas mientras le recita un poema a una madura a escondidas y permite que un caballero le regale una rosa.
El Escritor es un monstruo que apuñala por la espalda y luego se erige en justiciero persiguiendo al asesino. es cuchillo, cortina, sangre, víctima, victimario y testigo del crimen que es la vida.
El Escritor muere muchas veces al día y resucita de entre los muertos sin religión ni universidad, atónito caminará hasta que algo le asombre y se meterá en esa piel nueva para curiosear lo ajeno.
El Escritor es un inventor fascinante, elabora proyectos increíbles, construye mundos imposibles, retrata paisajes inexistentes, miente, miente, miente.
El Escritor es arquitecto, médico, astronauta, sirviente, modista, puta, niño. trabajador del puerto, carnicero, ingeniero nuclear, vagabundo exiliado, náufrago de todos los mares, capitán de un velero sin timón, es también señora gorda con apetitos inconmensurables.
El Escritor es la sombra que proyectas, el sueño que no sueñas, la alegría que te falta, el amor que te espera, la palabra que necesitas.
El Escritor es un embustero que aprendió a comerciar con sentimientos y necesidades, y que solo anhela que le des unas monedas por su actuación.
Lee y compra libros, que los Escritores tenemos que vivir también.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)