Ligar en la red, el próximo paso en Rv.



"Discover People" del Facebook
Aquí, en el Facebook, se prepara la aplicación destinada a "ligar".
Guste o no, a la Era de la Comunicación le seguirá (si es que ya no estamos en ella) la Era de las Relaciones Virtualizadas.
Sí, ya sé que no es novedad que las actuales relaciones humanas están más en la red que en la anterior forma, la del contacto personal, pero en esta nueva era la tecnología se prepara para el salto hacia la inclusión de las sensaciones corporales virtuales, que recuperaran el "feeling" de lo personal.
La Realidad Virtual es la base, ya con ello se activan en el cerebro, el engaño de situaciones irreales al punto de sustituir la toma de decisiones basadas en lo que dicta la imaginación. La Realidad Virtual es al fin Imaginación Potenciada o Liberada.
Que es lo que harán?, pues que en un futuro próximo, podremos mantener simulaciones de los actos de relación con los demás, sin que la presencia física sea necesaria, algo así como el "onanismo engañoso".
Por lo tanto, preparemos nuestra mente para poder sentir, saborear, presentir, alucinar, (lo auditivo y visual ya está incorporado hace rato), como si las distancias desapareciesen completamente. Un buen rato en la cama con nuestros compañeros de vida, se simularán a tal extremo que dará lo mismo si estamos realmente allí o a doce mil kilómetros.
Y todo comienza por ir preparando el terreno, como lo está haciendo los grandes manipuladores de la sociedad, Google, Facebook. Twitter (aunque me cuesta pensar en besar a mi mujer en 140 caracteres) y el resto de los que dominan el escenario de las redes sociales.
Buen fin de semana y a ligar por la red los solitarios y cómodos, personalmente y por la edad que tengo, seguiré fiel al labio a labio (cheek to cheek) y al calorcito estremecedor de la mano de mis nietos aferrándose a las mías.
Good show y patatas fritas!!!!

Entradas populares de este blog

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La mujer como objeto sexual

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

Las enseñanzas de Epicuro

Parábola del Ermitaño