Nota larga destripando noticias



Leo en las noticias de esta mañana que cinco jóvenes han muerto en un accidente de automóviles; en sí la crónica es de lamentar por donde la mires pues se lleva cinco personas con un futuro por delante y mucho por hacer en la vida, pero lo que me interesa salvando el hecho por demás de luctuoso es la redacción periodística que se hace.
En primer lugar a la hora de la noticia es evidente que solo se sabe del resultado aparente no confirmado totalmente de lo sucedido, por lo que haría una nota escueta; ante esto el redactor “debe” engrosar el escaso contenido que tiene y a falta de datos y talento, agrega hechos intrascendentes, veamos la nota:

“Cinco jóvenes, de entre 19 y 21 años y vecinos de Torre Pacheco (Murcia), han fallecido esta madrugada y otros tres han resultado heridos de gravedad al colisionar dos turismos en el término municipal de Cartagena.
Según han informado fuentes del Centro de Coordinación de Emergencias, el suceso ha tenido lugar cerca de la medianoche en la carretera que une las localidades de La Palma y Torre Pacheco. Hasta el lugar se han desplazado varias patrullas de la Policía Local de Cartagena, agentes de la Guardia Civil, bomberos del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento de Cartagena, y ambulancias con personal sanitario de la Gerencia de Urgencias y Emergencias Sanitarias del Servicio Murciano de Salud.
A su llegada, los servicios de emergencias han confirmado la existencia de cinco fallecidos y de tres heridos graves, tres chicas de entre 20 y 24 años que han sido trasladadas al hospital Santa Lucía de Cartagena. Según las fuentes, psicólogos de Cruz Roja también han acudido al lugar del accidente para atender a los familiares de los fallecidos.”

Tras leer, puedo decir que lo único que el periodista y redactor de la nota tiene, es lo siguiente;

“Cinco jóvenes, de entre 19 y 21 años y vecinos de Torre Pacheco (Murcia), han fallecido esta madrugada y otros tres han resultado heridos de gravedad al colisionar dos turismos en el término municipal de Cartagena. Los servicios de emergencias han confirmado la existencia de cinco fallecidos y de tres heridos graves, tres chicas de entre 20 y 24 años que han sido trasladadas al hospital Santa Lucía de Cartagena.”

70 palabras de 177, lo que me indica que ha adicionado 107 palabras de más, un 124 % más de lo necesario. Si esto es una constante, podemos deducir que toda noticia contiene solo un 40% de interés para el lector, el resto es pura paja que engorda el texto.
Leo la siguiente nota sobre la autopsia de la emblemática Rita Barberá:

“Martes. El dolor sigue inundando el rostro de los familiares de Rita Barberá durante el acto de entrega de la Llave de Oro de la municipalidad a la ex alcaldesa de Valencia. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que asiste al homenaje póstumo, se refiere a ella como "una buena persona, decente y trabajadora" y abraza cariñosamente a sus hermanas. Siempre ha estado cerca de estas mujeres que llevan luto desde aquel fatídico 23 de noviembre en el que la senadora apareció sin vida en la habitación 315 del hotel Villa Real de Madrid.
En su entorno más próximo algunos todavía achacan su fallecimiento repentino a "la campaña de acoso político y mediático" a la que se había visto sometida desde que fuese imputada por un presunto delito de blanqueo de capitales. Sin embargo, la presidenta del PP valenciano no falleció por estrés ni por la presión que sufrió tras declarar en el Tribunal Supremo, donde llegó incluso a tropezar.
A Rita la mató su hígado. Según consta en el informe médico definitivo de la autopsia -al que ha accedido en exclusiva Crónica,- la senadora falleció por un "problema hepático" que le provocó un "fallo multiorgánico".
Según consta en el informe médico definitivo de la autopsia -al que ha accedido en exclusiva Crónica,- la senadora falleció por un "problema hepático" que le provocó un "fallo multiorgánico".Precisamente, el día de la autopsia en el Instituto Anatómico Forense de Madrid, los médicos observaron que el riñón estaba muy deteriorado y extrajeron gran cantidad de líquido infeccioso de su cuerpo debido a que el órgano hepático ya no purificaba.
Aquel miércoles 23 de noviembre de 2016 la histórica dirigente del PP valenciano se levantó con síntomas de ahogo y ansiedad y fue atendida por una crisis respiratoria durante media hora por los facultativos del Summa, que recibieron el aviso a las 7:00 de la mañana. Los doctores le practicaron una reanimación cardiopulmonar, pero no lograron reanimarla y sólo pudieron verificar su fallecimiento. Tenía 68 años.
La última cena
Rita llevaba 37 horas parapetada en su habitación del Villa Real. Había regresado a las seis de la tarde del lunes 21 de noviembre tras almorzar con su sobrina, que le había acompañado a declarar en sede judicial. Se encerró en el hotel. Pidió un whisky y una ración de tortilla española. Aquella sería su última cena. No se acostó tarde. Al día siguiente, la ex alcaldesa de Valencia había decidido no acudir al pleno del Senado. Se encontraba indispuesta, pero no alertó al personal del hotel. Sí a su hermana María José, que no tardó en viajar hasta la capital junto a su hijo y sobrino de Barberá.
A media tarde del día 22, Rita ya había dejado de responder al teléfono. En él tenía varias llamadas perdidas del senador Pedro Agramunt y del entonces ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, que habían quedado a cenar con ella esa noche. Y como último mensaje enviado desde su iPhone figuraba un alarmante SMS en el que avisaba a un alto cargo de Interior de la última amenaza, desconocida para la mayoría de sus allegados, que había recibido:
"Simplemente recordarte de la nueva carta de amenaza (sic) que he recibido. Esta vez me dan de plazo hasta el día 1. Bss. Espero verte días (sic) después. Rita", escribió.
Antes había recibido decenas de advertencias, aunque sólo denunció en dos ocasiones: en enero de 2015 y en julio de 2016, cuando recibió dos sobres con balas del calibre 9 milímetros parabellum.
Cuando sus familiares llegaron a la habitación del hotel la tarde del 22 se la encontraron débil. Trataron de convencerla para que regresara a Valencia. Hablaron con la recepción para que les facilitase una silla de ruedas, pero Barberá prefirió mantenerse en la cama. Su hermana y su sobrino intentaron reservar para ellos una habitación en el mismo hotel, pero no quedaba ninguna libre. Así que María José decidió dormir con su hermana en la misma cama y su hijo se marchó a un hotel cercano.
La senadora no cenaría nada y las luces de la 315 se apagaron temprano. Rita se encontraba mal y en el hotel se preguntaron días después de su muerte por qué no dio una señal de alarma para ser trasladada de inmediato a un hospital. Un allegado explica su comportamiento: "Es probable que Rita no quisiera ir a un hospital por no verse al día siguiente en los periódicos. La perseguían a todas horas ¡Pobre!".
Aquella noche, Rita no volvió a hablar. Su respiración fue dificultosa durante la madrugada, según relató su hermana. Ésta no pudo conciliar el sueño, pero no fue hasta las siete de la mañana cuando llamó a su hijo para advertirle que Rita estaba inconsciente y no respiraba. El corazón de la ex alcaldesa había dejado de latir 15 minutos antes.
Su sobrino puso rumbo al hotel y llamó al Summa. Entró en el vestíbulo avisando a la recepción de que venía una ambulancia porque "doña Rita" se encontraba "muy grave". El joven, mientras llegaba el personal sanitario, trató de reanimarla con un boca a boca y presionándole el pecho varias veces. La escena fue de gran tensión. Su madre trataba de refrescarle la frente con una toalla húmeda. Pasadas las 7:20 de la mañana, un equipo médico del 112 subió a la habitación y se encontró a la hermana de Rita empapada en lágrimas y nerviosa junto al cuerpo.
Reanimación imposible
Les pidieron que abandonasen la estancia tanto ella como su sobrino. Le preguntaron si Barberá tenía problemas cardiorrespiratorios y la hermana aseguró que padecía hipertensión y que se tomaba pastillas contra el estrés. No se habló de cirrosis, según los testigos. Más tarde, Margallo revelaría que su amiga se medicaba con antidepresivos. Durante 30 minutos los facultativos del Summa trataron de reanimarla, pero fue imposible.
El juez llegó a las nueve de la mañana y certificó la muerte. También estuvo en la habitación el inspector jefe de homicidios de la Policía Nacional, pero esa hipótesis fue rápidamente descartada. A pesar de lo cual, las teorías de la conspiración inundaron las redes sociales. Ahora, con el informe forense en la mano, quedan descartadas.
Lo que nadie explicó en los días de luto posteriores fue de dónde estaban saliendo esas amenazas que recibía la senadora. Fuentes de Interior confirman que se investigaron en su momento, pero que no llegaron a ninguna determinación. "Eran amenazas tremendas, ella lo estaba pasando realmente mal y temía por su vida", cuenta un investigador.
Rita murió sin explicar a nadie de su entorno por qué le dieron, en el anónimo recibido, un plazo de vida hasta el 1 de diciembre. Querían forzarla a renunciar a su cargo en el Senado.”
1154 palabras en total.
¿Cuántas son las que me interesaría leer para estar informado?
(Extracto informativo)

En su entorno más próximo algunos todavía achacan su fallecimiento repentino a "la campaña de acoso político y mediático" a la que se había visto sometida desde que fuese imputada por un presunto delito de blanqueo de capitales.
Según consta en el informe médico definitivo de la autopsia -al que ha accedido en exclusiva Crónica,- la senadora falleció por un "problema hepático" que le provocó un "fallo multiorgánico"
Según consta en el informe médico definitivo de la autopsia -al que ha accedido en exclusiva Crónica,- la senadora falleció por un "problema hepático" que le provocó un "fallo multiorgánico"
Miércoles 23 de noviembre de 2016 la histórica dirigente del PP valenciano se levantó con síntomas de ahogo y ansiedad y fue atendida por una crisis respiratoria durante media hora por los facultativos del Summa, que recibieron el aviso a las 7:00 de la mañana. Los doctores le practicaron una reanimación cardiopulmonar, pero no lograron reanimarla y sólo pudieron verificar su fallecimiento. Tenía 68 años
Se encerró en el hotel. Pidió un whisky y una ración de tortilla española. Aquella sería su última cena. No se acostó tarde.
Al día siguiente, la ex alcaldesa de Valencia había decidido no acudir al pleno del Senado. Se encontraba indispuesta, pero no alertó al personal del hotel.
María José (su hermana) decidió dormir con ella en la misma cama y su hijo se marchó a un hotel cercano. 
Su respiración fue dificultosa durante la madrugada, según relató su hermana. Ésta no pudo conciliar el sueño, pero no fue hasta las siete de la mañana cuando llamó a su hijo para advertirle que Rita estaba inconsciente y no respiraba. El corazón de la ex alcaldesa había dejado de latir 15 minutos antes. Su sobrino puso rumbo al hotel y llamó al Summa.
Entró en el vestíbulo avisando a la recepción de que venía una ambulancia porque "doña Rita" se encontraba "muy grave".
El joven, mientras llegaba el personal sanitario, trató de reanimarla con un boca a boca y presionándole el pecho varias veces.
Pasadas las 7:20 de la mañana, un equipo médico del 112 subió a la habitación y se encontró a la hermana de Rita empapada en lágrimas y nerviosa junto al cuerpo.
Reanimación imposible.
Le preguntaron si Barberá tenía problemas cardiorrespiratorios y la hermana aseguró que padecía hipertensión y que se tomaba pastillas contra el estrés. No se habló de cirrosis, según los testigos.
Más tarde, Margallo revelaría que su amiga se medicaba con antidepresivos.
El juez llegó a las nueve de la mañana y certificó la muerte. También estuvo en la habitación el inspector jefe de homicidios de la Policía Nacional, pero esa hipótesis fue rápidamente descartada.
A pesar de lo cual, las teorías de la conspiración inundaron las redes sociales. Ahora, con el informe forense en la mano, quedan descartadas. Lo que nadie explicó en los días de luto posteriores fue de dónde estaban saliendo esas amenazas que recibía la senadora. Fuentes de Interior confirman que se investigaron en su momento, pero que no llegaron a ninguna determinación. "Eran amenazas tremendas, ella lo estaba pasando realmente mal y temía por su vida".

Total: 520 palabras de 1154, otra vez ronda el 40% del texto completo…indudable que solo hay de interés público esta porción y aun así a este extracto se le podrían quitar algunas expresiones más, lo que aumentaría el texto que “engorda” la crónica.
También es interesante ver que, en especial esta nota socio-política, el redactor pone énfasis en los personajes políticos que rodean la escena a modo de atractivo para los que le tienen estima y para quienes les aborrecen. El relato se torna pomposo por momentos y redundante en otros.
Con esto quiero decir qué y cuánto querríamos leer sin los agregados que tienden a mover el morbo y la imaginación del lector; esto sería de utilidad si lo que leemos es una novela o una obra literaria donde es necesario mencionar el paisaje para ambientar al lector, pero en una noticia que no pasa mucho más allá del hecho policial, en cuanto a los datos que aporta, esto literalmente sobra.
La prensa (la mayoría), tiene la “obligación” de hacernos tragar un alto porcentaje de paja literaria con tal de motivar el morbo, el principal objetivo de la exposición de una noticia. Deberíamos saber diferenciar estos excesos verbales en una era como la de la comunicación en la que vivimos.

Es hora (y algo tarde ya) que el equipaje morboso deje de aparecer en las noticias diarias, esto solo consigue que el atraso mediocre aumente en relación directa a los avances de la sociedad en materia tecnológica.

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

Parábola del Ermitaño

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)