El juicio hacia los demás

Un inmigrante se pasea por la Rambla de Barcelona navaja en mano y es reducido a la fuerza por la policía.



Esto merece una reflexión:
* Para juzgar un comportamiento humano es necesario saber el origen de tales actitudes
Las posibles causas que se me ocurren:
1- es habitual consumidor de drogas y esta colocado por lo que se vuelve agresivo en un sinsentido
2- es una persona con valores morales muy bajos, ladrón, delincuente que tiene un modus vivendi distinto y fuera de la sociedad
3- está en una situación tal de discriminación, soledad, desarraigado y pobreza que su respuesta es actuar contra una sociedad que le agrede
4- tiene un desorden mental que le lleva a tener brotes sicóticos agresivos hacia su entorno social
5- pasa por un momento de angustia y estrés por encima de su umbral de tolerancia que le hace proceder con agresividad hacia su entorno (posiblemente por la situación del punto 3)
6- ha buscado una salida para su conflicto social y no la ha hallado, por lo que desea que actuando de modo agresivo hacia la sociedad, obtenga lo que no puede por sus propios medios (deportación, cárcel para tener un techo y comida gratis, etc.)
Seis causantes por las que posiblemente atraviese este ser humano; ahora, ¿qué medidas tiene la sociedad para comprender su comportamiento y sacarle de su situación?.....casi ninguna, solo más aumentar el entorno agresivo que no le ayudará en nada.
Así estamos, asombrados y luego enojados con la inmigración, sin comprender plenamente lo que ocurre, sin tener en cuentas que un inmigrante es también un ser humano que sufre mucho más que los que vivimos en esta sociedad.
Con esto no justifico sus actos, solo analizo causas que llevan a un efecto y las soluciones que podríamos tener en acción, porque no todo es como se ve, siempre hay un trasfondo que hace que crucemos determinadas fronteras sociales y que no se contemplan en todo su espectro.

DCarlesML

Entradas populares de este blog

La mujer como objeto sexual

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Las enseñanzas de Epicuro

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

LOS INSULTOS (1º parte)