Vivimos.....¿vivimos?

Vivimos.....¿vivimos?
Este es el peor de los episodios de la sociedad, junto a los ataques terroristas de Berlin y Turkia, aún decimos que ....vivimos




Ninguna, ninguna vida es despreciable y si de hecho que hay responsables de las matanzas bárbaras que hoy están ocurriendo, aún así no podemos tomar la justicia por mano propia pues eso es venganza descontrolada y solo aumenta la pésima calidad de vida que todos sufrimos.
La muerte violenta producida por los de la misma especie, la humana, asolan el mundo sin razón; fanatismo, enajenación, intereses desmedidos, exacerbado sentido de la propiedad, machismo inculto, guerras indiscriminadas, venganzas desproporcionadas, egoísmo llevado a su máxima expresión, absoluta falta de empatía, estupidez globalizada, todo es un caldo que fermenta en medio de la sociedad sin que esta reaccione hacia la dirección correcta.
El salvajismo que anida aún en los corazones humanos es tal que nadie mide consecuencias en sus actos, aunque estos parezcan que están completamente alejados de barbaridades como esta; cada uno de nosotros somos responsables de lo que ocurre y no podemos quitar de nuestras espaldas, los resultados que se obtienen. Me dirán que es imposible que un ama de casa o un hombre jubilado que se sienta en la plaza no tienen nada que ver con esto, pues disenso con ello; todos y cada uno es responsable de la sociedad en que se vive, pues votamos políticos corruptos, permitimos leyes injustas, permanecemos quietos ante la impunidad asesina, concedemos un cheque en blanco a los que hacen la guerra, miramos los terribles acontecimientos desde la lejanía supuesta de nuestros hogares, nos quejamos (algunos) bajando las frustraciones en internet como si eso fuese suficiente para lavar las consciencias, nos encojemos de hombros porque las cosas ocurren a más de un kilómetro de nosotros, nos amparamos en que no lo haríamos cuando en realidad todos llevamos en nuestro interior el lobo que mata y se relame, y esto no es casual, es absolutamente causal, somos la causa de los atropellos y muertes que se hacen a cada segundo. 
En estas fiestas decimos que nos invade el Espíritu Navideño, pero eso es una falsedad total, una hipocresía de las más ruines. Nadie podría albergar un buen sentimiento mientras mueren personas por balas, cañones, hambre, ignorancia, bombas, fusilamientos, asesinatos, homicidios, asaltos, desidia, desacuerdos, egoísmo, maldad, todos somos ellos, los que mueren sin razón.
Por ello decir y desear unas buenas fiestas no deja de ser un acto sinsentido porque no pensamos en ellos, porque no actuamos para que esto termine. Nuestro comportamiento, nuestras palabras sin amor, nuestras manos manchadas de sangre, nuestros pensamientos inapropiados todo es ejemplo que trasmitimos al nuestro alrededor sin comprender que cada acto es mirado, imitado y justificado por otro que puede mal asimilar una respuesta.
Antes de hacer la compra de las navidades piensa en los que no tienen que comer, antes de regalar un juego violento piensa en las muertes que hay por armas, antes de festejar con alegría piensa en la tristeza que sobrevuela los campos de refugiados y las aldeas empobrecidas, antes de brindar con tu familia piensa en cuantos no lo harán porque las suyas fueron diezmadas, antes de abrir el ordenador para pasar el tiempo piensa si no sería mejor usar ese tiempo y motivar a que esto cambie, antes de esperar las doce de la noche vieja o del año nuevo piensa que si no haces algo todo seguirá como hasta ahora.
Buenas Fiestas, Bones Festes, Bonnes Fêtes, Buon Natale, Merry Cristmas, 
y piensa.....

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

Cuatro letras sobre la Venganza y la Justicia

La Palabra Hiriente: el Insulto

Nunca quieto, siempre en movimiento

EL MALDITO REDIL

LOS INSULTOS (1º parte)