La Latinidad al Palo (Especial Argentina-Caso Candela)


Espero que la sociedad argentina, o por lo menos la parte virtual de la sociedad que se movilizó y lo sigue haciendo en torno al caso Candela, tenga su punto de reflexión
y mirando hacia atrás vea lo sucedido aprendiendo ella tambien, una importante lección: el involucrarse con la medida justa.
Como latinos, la sangre hierve y nos dejamos llevar en más de una vez por ese sentimiento que más se parece a un gran puchero que a un buen caldo; porque allí se mezclan la venganza, los odios contenidos, la política frustrada, los deseos de justicia por mano propia, la impotencia y todo aquello que rezuma intolerancia, cosa que no termina por ser buena en lo individual y muy peligroso en masa si se multiplica. Por ello es que al utilizar el medio de comunicación virtual, como en este caso el de Facebook, es necesario ser prudentes, cautos y pensar con amplitud de criterios antes de expresarse y dejar salir todo cuanto se puede amontonar en nuestra mente en un momento de furia.
Una masa, aunque sea virtual, metida de lleno en la intolerancia es absolutamente manipulable por aquellos que están al acecho de estos eventos para llevar agua a su molino y así, sin darnos cuentas estaremos dando razones a quien menos pensábamos e incluso a quién teníamos como enemigo ideológico y seremos parte de una estadística que luego dirá que un 60 o 70% estaba de acuerdo con el accionar de tal o cual medida. ¡¡Cuidado!!
El caso Candela nos deja una enseñanza muy clara de como debemos involucrarnos y hasta donde. Podemos estar en contra y creo personalmente lógico que así sea, de todo tipo de agresión a los niños y niñas sin distinción de clase social, credo, raza o color de piel; sea esta agresión verbal, física, sicológica o espiritual. En esto no habrá dudas que levantaremos las voces y derribaremos los muros que se levanten para ocultar la verdad. Pero en cuanto al entorno, a los causantes de la agresión, a las razones que hicieron que surgiera el hecho en sí, allí es donde nace nuestra cautela, la prudencia y el silencio. Por el bien de los mecanismos de la justicia y por el bien de poder pedir que esa misma justicia obre con transparencia, sin vedetismo, sin apaños, sin direccionismos, sin condicionamientos. Con nuestro silencio abortaremos cualquier intento de volver morboso al hecho y darle pie al sensacionalismo, como en este caso. Con nuestra prudencia podremos exigir que la justicia sea limpia y los organismos justos y eficientes. Con nuestra cautela y vigilancia podremos hacer que los casos no se repitan, pues el poder administrativo no tendrá cabida para el manejo político del asunto como lo ha hecho ahora.Diferenciemos y seamos adultos en el uso de los medios de comunicación o de lo contrario no nos quejemos despues que los demás nos manejen la vida, ni que un Tinelli haga de un medio como la televisión, un pozo de desculturización. 

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

Nunca quieto, siempre en movimiento

EL MALDITO REDIL

Cuatro letras sobre la Venganza y la Justicia

La Palabra Hiriente: el Insulto

LOS INSULTOS (1º parte)