Parte de guerra 1979


1972-2017
45 años no son nada absolutamente para el Universo
pero 45 años para el ser humano es media vida

En 1979, 7 años más tarde cantábamos esta canción:
"Canción para mi muerte" del dúo Sui Generis
Mientras marchábamos hacia Covunco, Neuquén, con el fin de arrasar el puesto fronterizo de Chile.
Durante el desplazamiento que hicimos en tren, unos pobladores nos dieron agua para beber; estaba contaminada con un laxante muy fuerte y a causa de ello, uno de los soldados murió por deshidratación.
Tengo en mi memoria el grito del compañero gritando: "Me cago" antes de caer sin conocimiento. 
El conflicto del Canal de Beagle estaba resuelto con la mediación del Cardenal Samoré en enero de ese año, sin embargo para Luciano Benjamín Menendez, General del III Cuerpo del Ejército no era así y nos envió a abrir la brecha de un nuevo conflicto. 
Esta orden fue dada en consenso con el Almirante Julio Massera dentro de una operación llamada Soberanía, de la que no hay registros.

https://centinela66.com/2012/09/17/operacion-soberania-argentina-planifico-una-guerra-de-agresion-contra-chile/



22 oficiales de comando, 54 soldados, un capitán músico, diez camionetas F-100 , dos de ellas artilladas, 76 fusiles FAL, 2 fusiles FAP, 4 cargadores llenos por cada hombre, 1 ración de guerra para comer ese día, solo una pues no regresaríamos.
A las seis de la mañana el Grupo CaApyFa 1 se puso en marcha desde su emplazamiento en una escuela en Zapala, Neuquén por la carretera hacía el paso con Chile.
10 kilómetros antes de llegar a la frontera, un Ford Falcon con un oficial a bordo nos detuvo pistola en mano. nos ordenó deponer las armas y darnos por arrestados, el cargo: Insurrección. 
La orden la emanaba el Jefe del Ejercito del 1ª Cuerpo.
Nos rendimos y fuimos trasladados ese mismo día al aeropuerto de Bariloche dónde nos embarcaron en un avión rumbo a Córdoba.
Al llegar a Pajas Blancas, Córdoba, no había nadie para recibirnos como para otros grupos de soldados; aparcados en una pista auxiliar, entregamos nuestras bolsas etiquetadas con nuestros nombres a un suboficial que las guardó en una nave del mismo aeropuerto cordobés.
Fuimos llevados a la CaAapy 4 compañía de apoyo aerotransportado, los 54 soldados fueron dados de baja de inmediato. 
En la CaAapy 4 estuvimos arrestados por 60 días y luego se nos dio la oportunidad de continuar con la carrera de oficiales o la baja deshonrosa.
Algunos optaron por esta última, otros seguimos un año más...
La CaApyFA 1 no existió en los informes del Ejercito, era una compañía que nunca se formó, y los 76 integrantes jamás estuvieron en Zapala, Neuquén. 
Nunca hubo una orden de ese estilo ni similar.
Los Bee Gees cantaban por ese entonces "Qué profundo es tu amor" Nosotros eramos los parias que hacíamos guardia en los fondos de la compañía que daban al Matadero de La Calera, Córdoba y teníamos las tareas más duras.
Como paracaidistas hicimos saltos restringidos siempre por la pena que pesaba en el dossier: Insurrección a Mandos Superiores
La historia no es la que se cuenta en los papeles, sino la que se vive en la piel.



DCarlesML


Entradas populares de este blog

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La mujer como objeto sexual

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

Las enseñanzas de Epicuro

Parábola del Ermitaño