Consejo para la Depresión



La depresión puede tener muchas causas que la originen, psicológico, fisiológico, ambiental, postraumático, etc.
pero siempre es un estado despreciable, de abandono de las metas inmediatas que son mutadas por la abulia permanente.
La depresión te invade y conquista como lo haría un ejercito comandado por un excelente estratega. Llega de sorpresa, no avisa, no hay nada que presagie el ataque; silenciosa se adueña de las expectativas más cercanas y destruye las de largo alcance. acapara tus días y tus noches, en las que siembra el descontento y anula al humor, poco o mucho que hayas tenido.
La depresión es un enemigo real al que no hay que menospreciar, no se le debe dar un trato desigual a cualquier otro mal que nos aqueje, porque tiene en sí, la posibilidad de llevarnos a la muerte temprana.
La capacidad para hacerle frente se llama Resiliencia, pero esta no abunda ni está presente ni desarrollada en todos los seres humanos; la Resiliencia hay que motivarla desde el exterior, requiere de un trabajo externo por parte del que quiera curarse, y esa situación de doblez personal no es una posibilidad común.
La depresión, una vez instalada en tu vida no te abandona jamás, la Resiliencia te servirá para salir de una o dos situaciones y verás surgir nuevas fuerzas, pero no creamos que por ello la depresión ah sido vencida, solo se ha aletargado, descansa hasta el nuevo ataque y no cesa hasta terminar con tu vida.




Sin embargo, en la imaginería humana hay una manera de vivir con ella, hay que hacer que estando instalada en nosotros, nos sirva. Hagamos que sea útil y démosle una vía de expresión, escribamos, pintemos, esculpamos, hagamos música, cualquier disciplina del arte servirá para plasmar sus horrores y temores, solo así conseguiremos que la depresión tenga una tarea y un fin.
No es la solución, no se irá de nosotros, no nos abandonará, pero la usaremos para expresarnos, así lo que salga sean monstruos, seres diabólicos, personajes oscuros, letras aberrantes o notas musicales que estén impregnadas de negros paisajes, no importa lo que produzca, lo que sí es vital que sea expresada y así su daño se convertirá en beneficio.
El Arte cura.
DCarlesML

Entradas populares de este blog

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La mujer como objeto sexual

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

Las enseñanzas de Epicuro

Parábola del Ermitaño