Microrrelato Ejemplar


Hoy he sentido la necesidad de ser lacónico, escueto, avaro en palabras… por eso dilapido sinónimos.
Hoy quiero ser complaciente, agradable, querible para que me quieran, por eso seré crítico y cítrico.
Les dejo un microrelato que sé será un ejemplo a seguir:
“Todo cuanto sé, está aquí, sobre la mesa.
No busquéis fama ni gloria al acertar en el significado de las palabras que acomodo para que sean legibles.
Pensad, reflexionad, imaginad, cread, construid, concluid. Verificad los errores y realizad un análisis. Si da positivo, firmadlo, si da negativo, reformuladlo.
Así es la vida del ser humano, errores de apreciación de una lectura exhaustiva y dedicada.

Comentad ahora que dije…

Entradas populares de este blog

La mujer como objeto sexual

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Las enseñanzas de Epicuro

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

LOS INSULTOS (1º parte)