Fragmentado (microrrelato)



Fragmentado.
(troceado, despedazado, fraccionado, partido, roto, astillado, dividido)

Soy un todo, aunque por dentro sea más nada que algo.
Entre una cuerda vibrando y la siguiente, la nada lo ocupa.
Entre nuestra galaxia y la próxima, la nada unifica, equilibra, sostiene.
Soy una melodía.
Fragmentos de materia universal, esencia de carbono, decimoquinto escalón que forma el pilar que me sostiene.
Si me quieres sabrás, que mi alma es flexible y oscura, pero si me presionas me vuelvo duro y transparente.
Cada partícula que me compone está poco habitada y con mucho de ausencia.
A propósito he dejado espacio para que la vida lo llene, el viento sopla a través de mí, como lo hace con los árboles de copa rala, voy buscando en el caminar quién colme mis vacíos, de experiencias y amores, de fracasos y desvaríos.
Al amanecer me armo, pieza a pieza voy formando el que seré ese día.
Me calzo la armadura de salir a la calle, dejo mensajes en el aire, quién quiera recogerlos podrá leerme sin pausas porque mi lectura es fácil.
Cada pieza encaja en las expresas ranuras, hechas de tal modo que no hay resquicios pero sí, orificios donde colarse. Cuela tú aliento entre mis partes y saborea las letras que me forman y dan sustento, al descifrar mi código hallarás que no soy tan duro ni tan blando.
Será mi destino volverme silicio, un octaedro perfecto que de nido a la luz que el universo otorga para que tenga más dureza que el carbón y menos que el germanio.
Será mí sino que fragmentado el espacio y el tiempo destruya, derribe las fronteras que el humano mantiene, construya puentes y caminos, plante árboles y un rosal en los planetas deshabitados. Me convertiré en polvillo que los celestes vientos, lleven a los límites de la existencia, roce con mi lados le mismo borde de la esfera, trascienda al pluriverso y llegue a la unidad.
Será un largo y extenuante camino viviendo cada transformación, dejaré de ser fragmento para fundirme y regresar, hecho un sólido imposible de quebrar, unificado con la esencia, sin vacíos, huecos o similar, tras mí una estela que identifique mi origen universal.
Volveré siendo la música de las esferas. Vibrando, destellando, iluminando.
Volveré para fragmentarme nuevamente y cumplir al fin, con una vida eterna de un ciclo sin final, siendo fragmento, sólido y dividido otra vez.
Seré una vez más, vacío que llenar, ánfora seca y hueca, cascarón vacuo, cavidad que ocupar.
Seré un todo con la nada por superar.









Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)