Libertad Condicional (microrrelato)



El Guia le preguntó a su discípulo:
-       ¿Qué necesitarías para sentirte libre completamente?

El discípulo pensó por un momento mirando el horizonte que se extendía a su frente; desde allí, en lo alto de la montaña se podía apreciar todo lo que había hasta la fina línea que divide el cielo y la tierra.

-       Maestro, necesitaría un par de alas. Con ellas volaría hasta dónde no se ha llegado y me sentiría libre.
-       ¿Completamente libre? ¿sin condicionamientos?

El discípulo volvió a meditar y al cabo de unos minutos le dijo.

-       ¿Se puede ser libre de todo condicionamiento Maestro?
-       Generalmente no acepto una pregunta por respuesta, pero esta vez sí lo haré. No hay libertad completa en la tierra, no la hay en el aire ni en el mar, siempre habrá algo, alguien que ponga límites y manipule la libertad que creas haber alcanzado. Solo después de nuestro paso por aquí seremos más libres, pero aun así, solo más libres. El sueño de la libertad completa está en algún lugar más allá del Universo al que pertenecemos.

El discípulo bajó su cabeza, pero no era en señal de comprensión del concepto, sino en resignación por haber creído que la libertad soñada era posible.




Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La soledad del Águila

Nunca quieto, siempre en movimiento

EL MALDITO REDIL

Cuatro letras sobre la Venganza y la Justicia

La Palabra Hiriente: el Insulto

LOS INSULTOS (1º parte)