El mensaje no siempre es interpretado como ha sido enviado y la respuesta de parte nuestra puede ser equivocada y contraproducente. Comprender que no todos están preparados para escucharnos es la primera regla del diálogo.



Entradas populares de este blog

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

La mujer como objeto sexual

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

Las enseñanzas de Epicuro

Parábola del Ermitaño