Nuestra capacidad de hacer daño.


NO IMPORTA QUIÉN LO HIZO, 
NI POR QUÉ LO LLEVÓ A CABO, 
SOLO RECORDEMOS 
DE LO QUE SOMOS CAPACES DE HACER.
ROGUEMOS QUE ESTAS VIDAS NO HAYAN EMPRENDIDO
 SU VUELO EN VANO.
QUE ESTAS IMÁGENES QUEDEN GRABADAS 
EN LAS RETINAS DE TODA LA HUMANIDAD Y 
QUE NO REPITAMOS LA HISTORIA.

Entradas populares de este blog

La mujer como objeto sexual

La Palabra Hiriente: el Insulto

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Las enseñanzas de Epicuro

TRAMO DE CUENTO

Nunca quieto, siempre en movimiento

LOS INSULTOS (1º parte)