El Nicho Vacío

Los últimos acontecimientos políticos en la Argentina dan para cerrar un análisis fácil sobre el nicho abierto en el liderazgo en falta. 
Más de un siglo se puede sumar, de líderes que fueron tejiendo intereses socio-económicos y políticos que tuvieron la sabiduría malvada y perjudicial de mantener un coto de caza exclusivo para una clase o club privado, al que para acceder se debe rendir el examen de corrupto con las más altas calificaciones y cargar sobre sus espaldas un prontuario digno de un guión apto para Tarantino. 


La política, me explicaba hace cierto tiempo atrás un espabilado quinta columnista, es similar a un barrio cerrado, un country para los argentos; dentro se vive en una burbuja donde hasta el aire es distinto y el aislacionismo parece una práctica normal para con los conciudadanos de las clases inferiores.


 Es el Olimpo que ha bajado a la Tierra nuevamente, pero no para atender a los seres humanos, sino para servirse de ellos y de vez en cuando fagocitarlos literalmente. En estos barrios privados todo se cocina entre las familias que los habitan, sus hijos y sus intereses, desde los básicos a los más personales están atendidos dentro de sus murallas y acceder a este núcleo no es sino por invitación de algún "habitante" con la debida recomendación o porque se "compra" un predio a muy alto "precio". Este buen amigo mientras me daba esta explicación muy breve ponía en la pantalla del ordenador un vídeo de ejemplo sobre el barrio NORDELTA con su estándar de vida y las diferencias con el barrio lindante Las Tunas del Partido de Tigre, Conurbano Bonaerense. No hay nada mejor para fijar un concepto que acompañarlo que una buena imagen. 
Este entramado, tejido con la paciencia y esmero de una araña, fue estimulando a quienes tuvieron en mente el acceso a secciones de poder sin mayores esfuerzos, ya que la suma de voluntades enredadas en un único fin da como resultado que es fácil el armado de un andamiaje para subir a cualquier estrato que uno desee y que el resto acepte como válido porque será útil a la misma comunidad. la reciprocidad es la primera ley que se aprende en política. Nada se acepta si no se esta devolviendo algo de igual o mayor valor.  
Así, estableciendo códigos, firmando contratos,sellando acuerdos, formando alianzas, concretando pactos, sometiéndose a tratados, organizándose en grupos, nombrando ejecutores y embajadores, vendiendo y comprando almas y voluntades, cercenando libertades, abriendo puertas a espacios únicos y exclusivos, así se formó una clase de personas que dominan actualmente el escenario del liderazgo en la Argentina. Y son ellos los que siguen aceptando o rechazando a los que ingresan  o no a esa exclusiva líder Vip Class. Done la palabra escrúpulos está desterrada y la denominación Patria se usa en peyorativo.
El nicho vacío es el del Líder ético, pluralista, con conceptos nacidos de los mismos "cojones" populares representativo de las mayorías sin ser populista, sabio en estrategia, conocedor del entorno en que una nación como Argentina está puesta, unificador y pacificador de emociones y pasiones, sometido a los límites de su cargo como administrador, con las condiciones de maestro para preparar al siguiente y no perdurar en el cargo ni un día más allá de su ÚNICO MANDATO, sin antecedentes penales ni morales, libre de todo interés económico que le sustente y le ate las manos al momento de decidir, con claridad para realizar transformaciones y no reformas, humilde para aceptar críticas y sugerencias. 


No es utópico pensar o desear que alguien así exista entre los argentinos, personalmente conozco gente así; sé de hombres y mujeres con estas cualidades, son profesionales, tienen agallas pero jamás podrán acceder a la Vip Class, primero por sus principios, segundo porque no les permitirían nunca llegar ni tan siquiera al umbral del exclusivo grupo.

A veces cierro los ojos y sueño que recorro las calles de las ciudades de mi Patria, esas que conozco como la palma de mi mano; las recorro como en un vuelo de pájaro buscando al ser humano señalado para la tarea de ser el Líder esperado; vuelo buscando y miro a cada uno a la cara tratando de ver en su mirada o en sus gestos si el Él o Ella, e imagino que al fin lo encuentro, que le acompaño y le susurro palabras de aliento para que su estima se eleve, para que se anime a decir lo que sabe que es. Es solo un sueño, pero en la realidad, ese hombre, esa mujer está y espera que le digamos que le seremos fieles, que le necesitamos y que le queremos como nuestro/a representante. La tarea es nuestra, el desafío es de él o ella.




Agregado: http://www.diarionorte.com/noticia.php?numero=71055

Entradas populares de este blog

OCLOCRACIA O EL PODER DEL VULGO ESTÚPIDO.

Parábola del Ermitaño

Nunca te fíes de la apariencia

La soledad del Águila

Los que se fueron.

Revelaciones

¿HAY TODAVÍA ESCRITORES? (ensayo narrado)